Chebrolu es una estudiante de primaria de la Escuela Independence en Texas y esta semana ganó el concurso “Desafío de Jóvenes Científicos de 3M” debido a su descubrimiento: un compuesto que podría inhibir la capacidad de infección que tiene el Covid-19. A partir de esto, la niña quedó posicionada como la joven científica más importante de Estados Unidos.

Sin embargo, los inicios del proyecto de Anika no tenían relación con el coronavirus, sino que estaba buscando un tratamiento para el virus de la gripe. Con la llegada de la pandemia, su investigación cambió de rumbo: su mentor, Mahfuza Ali, le sugirió que se enfocara en el coronavirus.

¿De qué se trata el descubrimiento?

En una entrevista con The Washington Post, la joven explicó el tratamiento como si le estuviera hablando a personas que no son expertas en el tema. “Logré desarrollar un posible antiviral para la infección por Covid-19 (…). Encontré una molécula que puede unirse a esas “púas” características de la proteína del virus SARS-CoV-2 y cambiar su forma. Y al cambiar la forma de esas “púas”, evita que el virus infecte a la célula. O sea que básicamente inhibe la inefectividad del virus en las células humanas”, mencionó.

Además, se refirió a la importancia que tiene este descubrimiento para ella, quien reconoce que hay muchos científicos y expertos en el tema que están luchando para encontrar una cura o tratamiento efectivo para evitar la propagación del virus. “(…) Puede parecer una gota de agua en el océano, pero viene a sumarse a todos esos otros esfuerzos, y por eso se vuelve bastante significativo”, aseguró.

¿Qué fue lo que la motivó a combatir el virus Covid-19?

En la misma entrevista, la joven cuenta que desde muy chica le interesó la ciencia gracias a que su abuelo era profesor de química y la invitaba a hacer experimentos en el patio trasero de su casa. Desde allí, esta materia se ha convertido en una pasión para ella.

Cuenta también, que todo partió con un proyecto escolar sobre la gripe en el año 1918, “me di cuenta que incluso con los antivirales y con estas vacunas anuales que tenemos actualmente, en Estados Unidos sigue habiendo alrededor de 60.000 muertes por gripe al año. Me puse a pensar qué podía hacer yo con este problema”.

Es así como Chebrolu ideó un proyecto para encontrar un posible antiviral contra la gripe y lo mandó a la Feria Regional de Ciencias de Dallas y luego al Desafío de Jóvenes Científicos de 3M. En ese momento se dio cuenta de la magnitud que estaba teniendo el Covid-19 en el mundo y debido a que su investigación servía también para este nuevo virus, decidió cambiar de rumbo.

Comenta que lo más difícil en el proceso fue la implementación de un software porque algunos de ellos eran difíciles de usar y fallaron varias veces. “Así que investigué mucho y fracasé muchas veces, y ni siquiera sabía qué estaba causando la falla o el error”.

Te puede interesar: La NASA confirma que hay agua en la Luna

Fue así como, luego de muchos intentos, descubrió el compuesto que podría combatir el Covid-19. Hoy, planea contactarse con virólogos y especialistas para desarrollar aún más la molécula y convertirla en un potente fármaco antiviral.

Ser mujer en el mundo de la ciencia

Se le preguntó qué es lo que significaba para ella ser mujer y destacarse en una materia que históricamente ha sido dominada e impulsada por hombres. Ella asegura que tiene la suerte de que su familia siempre la apoyó pero, “(…) todas las chicas que quieran ingresar al mundo de la ciencia deben saber que no son diferentes a cualquier otra persona. Cada una es especial a su manera. Y hay que aprovechar cualquier oportunidad que se presente, porque nunca se sabe a dónde te puede llevar”, comentó.

“A todas las chicas les digo que sigan adelante. Sigue empujando. Alimenten su curiosidad y anímense a aprovechar toda oportunidad que se presente, porque nunca se sabe”.