Si eres de las personas que no le tiene ningún miedo a las polillas (ese miedo se llama motefobia) y que de hecho, le interesan mucho los insectos, entonces tienes que saber que existen unas polillas tan carnosas y peludas que sus patas y cuerpo parecen el verdadero esqueleto de tarántulas. 

Te puede interesar: La felicidad en el rostro de Delphina, una perrita que fue rescatada de un hospital en Brasil

Se trata del lepidóptero Antheraea polyphemus que en redes sociales se ha hecho famoso como la “tarántula con alas” por lo parecido de su cuerpo con estos arácnidos.

Pero no creas todo lo que ves, porque por más aterradoras que sea vean sus pies, un Antheraea polyphemus no es más que una inofensiva polilla que puede alcanzar tamaños impensados a los insectos comunes y corrientes que estamos acostumbrados que se coman nuestra ropa.

Las polillas Antheraea polyphemus pueden llegar a medir hasta 15 centímetros de largo (considerando sus alas y patas tipo tarántulas) y se pueden encontrar en bosques Estados Unidos, aunque también hay de estos ejemplares en Canadá y México.

La mejor forma de reconocer que no se trata de un arácnido, son sus antenas delanteras. Una característica propia de las «polillas tarántulas», que sirven para comunicarse con otros insectos de su especie.

Además, sus alas muchas veces pueden desarrollar patrones realmente hermosos.

¡Ahora sabes que si ves una Antheraea polyphemus no tienes por qué tenerle miedo!