Gracias a una pieza que durante décadas se conservó en Estados Unidos, científicos habrían descubierto el origen de muchos de los megalitos que componen Stonehenge, el famoso monumento ubicado en en Wiltshire, Inglaterra.

Te puede interesar: Por estas razones tu solicitud del retiro del 10% puede ser rechazada

Las pruebas geoquímicas indican que 50 de los 52 megalitos conocidos como sarsens comparten un origen común a unos 25 kilómetros de distancia en un sitio llamado West Woods en las afueras de Marlborough Downs.

«Las piedras sarsen forman el icónico círculo exterior y el trilito central (dos piedras verticales que sostienen una piedra horizontal) de herradura en Stonehenge. Son enormes«, indicó el geomorfólogo de la Universidad de Brighton, David Nash, quien dirigió el estudio publicado en la revista Science Advances.

Nash también dijo que aún no está claro cómo fueron trasladados los megalitos. «Dado el tamaño de las piedras, deben haber sido arrastradas o movidas en rodillos a Stonehenge. No sabemos la ruta exacta, pero al menos ahora tenemos un punto de partida y un punto de llegada». Señaló el geomorfólogo de la Universidad de Brighton.

Te puede interesar: Mira a Benedict Cumberbatch entrando a una tienda de cómics vestido como Doctor Strange