La repentina e inesperada muerte de Cory Monteith dejó devastados a los fanáticos de “Glee”, hace siete años. El 13 de julio de 2013, el actor fue encontrado sin vida en un hotel de Vancouver en Canadá, producto de una sobredosis de alcohol y drogas. Una adicción contra la que Monteith luchaba desde los 13 años.

Te puede interesar: Coldplay comparte toma inédita de «Yellow» a 20 años de «Parachutes»

Los días previos a su muerte

El actor, que en aquel entonces tenía 31 años, se encontraba en su natal Canadá, visitando a su familia por el verano. Según un reporte de la revista People, dos días antes de ser hallado muerto, Cory había disfrutado de “una tranquila noche con muchas carcajadas” con uno de sus primeros mentoras, Maureen Webb, cofundador de una fundación de beneficencia cercana a Monteith llamada Project Limelight Society.

“Él lucía tan bien, tan saludable (…) No lo había visto tan bien en un buen tiempo”, dijo Webb.

Durante su estancia en Canadá, Monteith también compartió con unos amigos en las afueras de The Shop, una cafetería y tienda de ropa para los amantes de las motocicletas. Según reporta TMZ, el dueño del local señaló que Cory entró al lugar y fue extremadamente amistoso, afirmando además que se mostró muy interesado en las choppers.

Ese mismo día el actor hizo check-in en el hotel Fairmont Pacific Rim, según tenía previsto quedarse en el hotela hasta el sábado 13, pero al no hacerlo, personal del establecimiento acudió hasta su habitación y halló su cadáver.

La causa de muerte

Según la policía, la causa de muerte del actor se debió a una sobredosis de alcohol y heroína. “Cory ignoraba trágicamente que su sistema nervioso central ya estaba comprometido debido a la cantidad de alcohol que había consumido durante toda la noche”, explicó en ese momento el médico Jason Payne-James.

Te puede interesar: Encuentran cuerpo de Naya Rivera en el Lago Piru