A pesar que en la actualidad la cantante Katy Perry se encuentra feliz con la relación que tiene con el actor Orlando Bloom y el bebé que esperan juntos, el 2017 pasó por una etapa de su vida muy compleja. En aquella época la cantante sufrió una ruptura en su relación con el actor, junto con las bajas ventas que tuvo su trabajo discográfico “Witness”.

Te puede interesar: Las películas y series que se van de Netflix en julio

Según aseguró la artista al programa SiriusXM de la cadena CBC Radio, consideró incluso quitarse la vida. “Me separé de mi novio, que ahora es el futuro padre de mi bebé, y luego estaba emocionada por volar alto con el próximo disco, pero eso no me elevó tanto. La validación no me levantó, así que me caí”, recordó la cantante de 35 años.

Sin embargo, tras esta difícil etapa en su carrera musical y vida personal, Katy Perry pudo seguir adelante, según detalla gracias a la fe en Dios. «La gratitud es probablemente lo que me salvó la vida, porque si no me habría revolcado en mi propia tristeza y probablemente habría saltado”, detalló al respecto.

A fines de 2017, Katy Perry anunció su reconciliación con Bloom. Luego, en San Valentín de 2019, la pareja confirmó su compromiso y actualmente ambos están esperando a su primera hija.

Te puede interesar: Podríamos tener una colaboración entre Dua Lipa y Madonna