Hay muy buenas canciones que son covers de otros artistas que han trascendido en la historia de la música. Como esta, esta o esta. Pero también hay algunas que no son tan buenas, acá te dejamos algunas que dejan mucho que desear.

Britney Spears – ‘(I Can’t Get No) Satisfaction’, de los Rolling Stones

Esta clásica canción de Rolling Stones no quedó solamente como un cover o un homenaje que se realizó en un par de conciertos y ya.  Es una de las que está en el segundo álbum de estudio de Britney Spears (Oops I Did It Again). Esta es la versión original.

t.A.T.u – ‘How soon is now’, de The Smiths

Esta versión de la conocidísima canción de The Smiths es, músicalmente hablando, fiel a la original. Menos las voces que son mucho menos tranquilas y más altas. Sobre la interpretación de T.AT.u Morrissey dijo en una entrevista que «es magnífica. Absolutamente. Eso sí, no sé mucho sobre ellas [las t.A.T.u.]». Cuando el periodista le informa de que “son dos rusas lesbianas adolescentes”, responde: “Bueno, ¿acaso no lo somos todos?”.

Jessica Simpson – ‘These boots are made for walking’, de Nancy Sinatra

Este no fue el primer, ni el último cover que hizo Jessica Simpsons. También tiene versiones de  canciones de Robbie Williams y a John Lennon, entre otros. La canción de Nancy Sinatra sufrió modificaciones, como que la de Simpsons es country, le cambio la letra y le agregó estrofas. Esta es la original.

Guns N’ Roses – ‘Knockin’ on heaven’s door’, de Bob Dylan

La verdad es que esta versión no es tan mala, el problema es que va en contra del espíritu de la original. La canción de Guns N’ Roses está llena de gritos de Axl Rose y punteos de Slash, pero el problema más grave es que algunas personas creen que es original de ellos, y no de Bob Dylan.

 Limp Bizkit – ‘Faith’, de George Michael

El cantante de la banda, Fred Durst, dijo que “nos gusta hacer versiones agresivas de éxitos cursis del pop”. Nada más que decir.

Por otro lado, Michael dijo odiar esta versión e incluso Rage Against the Machine pídió perdón al cantante (indirectamente) por el mero hecho de ser una de las inspiraciones de Limp Bizkit. “Me siento realmente mal por haber inspirado a esa mierda”, dijo el bajista Tim Commerford.

Take That – ‘Smells like teen spirit’, de Nirvana

Y la última de las canciones con versiones poco deseables es un clásico del grunge. El cover de Take That carece de energía y es desafinado. La parte buena es que se lanzó en 1995, un año después de la muerte de Kurt Cobain por lo que él no la alcanzó a escuchar.

Te puede interesar: Este es el artista que vendió más singles en la década pasada