¿Sabías que la ganadería emite un 1/3 de las emisiones mundiales de CO2? ¿O que la comida no consumida que llega a la basura es responsable del 10% de emisiones globales contaminantes?

Las cifras fueron entregadas por la Organización de Naciones Unidas (ONU) en un informe que relaciona la crisis climática del calentamiento global con el uso del suelo y fenómenos como la degradación del suelo o la desertización.

botar menos comida ayuda al planeta

Te puede interesar: El olfato es tu mejor aliado para combatir antojos de comida chatarra según estudio

Tras la exponencia del documento el mensaje es claro: La emergencia climática degrada el suelo, y viceversa, por lo que es indispensable adaptar la manera en que producimos y consumimos alimentos; hay que adoptar dietas más sostenibles.

Otra de las conclusiones redactadas en el informe, que estuvo a cargo del Grupo Intergubernamental de Expertos en Cambio Climático (IPCC), que es dependiente de la ONU y que cuenta con la representación de 52 países, es que los ciudadanos también tienen un papel protagónico: Modificar las dietas, como consumir menos carne, y desperdiciar menos comida, puede ayudar a salvar al mundo de catástrofes naturales.

En lo que respecta al consumo de carne, la Organización fue enfática en decir que ellos no pueden recomendar disminuir el consumo de carne de manera global. Esto, porque las realidades de los países son distintas.

No se puede aconsejar a países con obesidad lo mismo que a otros con hambrunas, o poner en un mismo saco a naciones con dieta mediterránea frente a otras más carnívoras. Por lo tanto, «la recomendación es un llamado a la reflexión, (la dieta) es un tema individual y personal, aunque estamos viendo que las nuevas generaciones tienen una preocupación más marcada por una alimentación más equilibrada», resaltó a Efe el peruano Eduardo Buendía, copresidente del IPCC.

Te puede interesar: Las audaces medidas de Oslo para convertirse en la primera ciudad sin autos