A fines de 2015, las autoridades de Noruega confirmaron uno de los proyectos ambientales más ambiciosos para finales de esta década. Para 2020, la ciudad de Oslo buscará convertirse en la primera ciudad del mundo sin automóviles con el fin de reducir las emisiones de contaminantes y alcanzar una zona geográfica libre de combustibles fósiles. Este último ítem, es la meta para 2050.

Medidas implementadas hasta ahora

La iniciativa política implica la prohibición de la circulación de vehículos privados en el centro de Oslo, la construcción de 60 kilómetros de carriles de bicicletas y la inversión en transporte público eficiente.

Algunas de las que ya se han cumplido son:

-Eliminación de 700 plazas de estacionamiento
Delimitación de zonas en el centro de Oslo para que automóviles no puedan circular
Peatonalización de calles
-Multiplicación de los peajes urbanos

Quienes sí podrán ocupar automóvil después de 2020

Hanna Marcussen, vicealcaldesa de Oslo para el Desarrollo Urbano, comentó: «En 2020, habremos suprimido el grupo de los vehículos particulares del centro de la ciudad. Aparte de los que son para personas con discapacidad, ya no habrá más autos».

Los únicos que podrán usar automóviles privados serán los adultos mayores y las personas con algún tipo de discapacidad. El objetivo es reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y palpar la idea de un planeta libre de emisiones fósiles y, por lo tanto, un mundo menos contaminado.

También te puede interesar: «Bicicletas, autos y peatones en paz: Lo que debes saber de la nueva Ley de Convivencia de Modos«.