Un reciente estudio realizado por investigadores de la Universidad de Stanford, publicado recientemente en la revista Nature Human Behavior, concluyó que quienes jugaron Pokémon a fines de la década de los 90, desarrollaron una capacidad cerebral visual superior a quienes no jugaron este juego.

Los sujetos estudiados se dividieron en dos grupos: adultos que jugaron Pokémon Game Boy de niños, entre 1995 y 1998, y que podían mencionar cientos de nombres de Pokémon de memoria, versus adultos que no habían tenido ninguna conexión con este juego.

pokemon estudio neuronalñ
Te puede interesar: Pokémon: Lanzan camisas con los 151 pokémon de la primera generación

Los individuos de ambos grupos luego fueron sometidos a un escáner, donde se les mostraron diferentes estímulos visuales (caras, lugares, palabras, objetos y pokémons) para tomar registros de su corteza visual. ¿El resultado? Al ver los dibujos de Pokémon, los individuos activaron la misma visión y área del cerebro que se ocupa para identificar palabras y caras, una zona que se vio significativamente más desarrolla en quienes jugaron al juego.

Lo anterior, explican los investigadores, comprueba que la manera en que se lee un estímulo visual, puede determinar el desarrollo de la corteza visual desde la infancia hasta la adultez, al igual que algunas enfermedades visuales, como la dislexia, podrían resolverse al manipular el estímulo al que es sometido el individuo. 

Te puede interesar: Tu personalidad según el final que tuviste en Bandersnatch