Keanu Reeves es conocido por sus episodios en que es visto andando en Metro o sacándose fotos con quién se la pida. Algo que lo ha llenado de elogios por su actitud sencilla y humilde, distinta a la de cualquier otra estrella de cine como es él.

Lo que pasó ahora fue que durante un vuelo desde San Francisco a Los Ángeles, el avión sufrió un desperfecto, debiendo aterrizar de emergencia en el pueblo de Bakersfield. Compartiendo con los otros pasajeros y ayudando a decidir si aceptaban ser llevados en un bus o esperar si es que el avión podía repararse.

En medio de eso, Keanu Reeves pasó a comer a un local de comida rápida cercano. Donde claramente, le pidieron fotos que él se tomó con gusto. Una vez que tomó el bus, habló como si nada con el chofer y un acompañante que grabó toda la experiencia y la publicó en redes sociales.

Te podría interesar: Messi luce en sus redes sociales las zapatillas de Game Of Thrones