Para nadie es novedad que Rihanna ha tenido una relación difícil con su padre, pues ella mismo lo ha expresado en varios ocasiones señalando que en varias ocasiones ella y su madre fueron víctimas de violencia física de este hombre que además ha tenido adicción al alcohol y drogas. Sin embargo, lo que llama la atención es que esta vez los problemas han trascendido del círculo familiar y llegaron al mundo de los negocios a tal punto que la cantante de Barbados lo demandó. 

¿La razón? Lo acusa de explotar su nombre para impulsar su compañía en la industria del entretenimiento y específicamente acusa a su papá, Ronald Fenty y su socio, de decir falsamente que ella está vinculada con su empresa, Fenty Entertainment.

Según señala TMZ, Rihanna asegura que ambos publicitan la empresa como representantes de la artista y de hecho varios documentos dejan en evidencia que intentaron reservar cerca de 15 espectáculos en América Latina por cerca de US$ 15 millones a fines de 2017, a espaldas de la cantante.

La disputa legal con su progenitor radica además en que su propia firma de productos de belleza, la marca Fenty y con la cual ha obtenido cuantiosas ganancias, ha resultado afectada, por lo que le pidió al tribunal que le prohibiera a la empresa el uso de este nombre.

«Aunque el señor Fenty es el padre de Rihanna, en la actualidad no tiene y nunca ha tenido la autoridad para actuar en nombre de Rihanna o ha tenido el derecho a usar su marca Fenty para explotar la buena voluntad de las marcas Fenty o emprender negocios en su nombre», señala la demanda.

Habrá que esperar a ver qué dice el tribunal al respecto y si le da o no la razón a la intérprete de We Found Love.

Te podría interesar: Confirmado: 2019 traerá un nuevo álbum de Rihanna