Curtis Brooner el 15 de diciembre del año pasado, quedó atrapado por una hora en el baño de un Burger King. En compensación, el gerente del local le prometió comida gratis de por vida. Algo que Brooner aprovechó, llegando a ir dos veces al día. Pero luego de 13 días, le dijeron que por ordenes de gerente, ya no podía ser así.

Según cuenta al medio de su ciudad en Oregon, Brooner trató de llegar a un acuerdo con los encargados pero no fue posible. Así que ahora, por medio de una demanda busca llegar a dos posibles acuerdos. Uno es que derechamente se cumpla la promesa original de comida gratis el resto de su vida. La otra, un tanto más aterrizada, es que al menos una vez a la semana le den un combo de Whopper gratis.

Esto tendría un costo según su abogado de unos 9.000 dólares, ya que para él, tomando en cuenta el estilo de vida de Brooner quien hoy tiene 50 años, podría vivir hasta máximo los 72 años.

Te podría interesar: ¿Qué importa el nombre? Tula se hace realidad