En los últimos años, la lucha contra problemas como el cambio climático, la contaminación, la desaparición de distintas especies y la destrucción de hábitats, ha sido un verdadero desafío para los Gobiernos. Si bien la sociedad mundial ha logrado tomar un poco más de conciencia, según expertos, ya existiría una «sexta extinción masiva» en marcha.

¿Qué es la sexta extinción masiva?

De acuerdo a una investigación de biólogos de la Universidad de Hawái en Mānoa Y del Museo Nacional de Historia Natural de París, la sexta extinción masiva de especies ya comenzó.

Cuando hablamos de este proceso, nos referimos a la destrucción de distintos hábitats, la sobreexplotación de ciertas especies, la contaminación y el cambio climático. Asimismo, es un tipo de extinción terminal en la que desaparecen sin descendencia un 10% o más de las especies a lo largo de un año, o bien un 50% o más de las especies en un periodo que comprende entre uno y tres millones y medio de años.

Hasta el momento, se consideraban cinco extinciones masivas:

  • Ordovícico-Silúrico: 439 millones de años atrás
  • Devónico-Carbonífero: 367 millones de años atrás
  • Pérmico-Triásico: 251 millones de años atrás
  • Triásico-Jurásico: 210 millones de años atrás
  • Cretácico-Terciario: 60-65 millones de años atrás

De acuerdo a Science Advances, cerca de 617 especies de vertebrados han desaparecido, y en su gran mayoría, han ocurrido en el último siglo. También, desde el año 1500 han desaparecido 150 mil y 260 mil, equivalente a entre un 7,5% y 13% de las dos millones de especies conocidas.

Según Robert Cowie, biocientífico a cargo de la investigación, los invertebrados son las especies más afectadas. “Incluir a los invertebrados fue clave para confirmar que, efectivamente, estamos asistiendo al inicio de la sexta extinción masiva de la historia de la Tierra”.

Todavía hay esperanzas de revertirlo

En las anteriores cinco grandes extinciones masivas, al menos tres cuartas partes de todas las especies que habitaban el planeta, desaparecieron, lo cual fue provocado por eventos naturales extremos. La más conocida es la que ocurrió hace 60 millones de años, cuando los dinosaurios se extinguieron.

Pero a diferencia de la vez anterior, serán los seres humanos los culpables de su propia extinción. “El aumento drástico de las tasas de extinción de especies y la disminución de la abundancia de muchas poblaciones de animales y plantas están bien documentados, pero algunos niegan que estos fenómenos equivalgan a una extinción masiva”, añadió Cowie.

De acuerdo a la investigación, se plantea lo siguiente. “En las extinciones masivas causadas por la propia naturaleza, al menos tres cuartas partes de las especies dejan de existir en unos 3 millones de años, aproximadamente. Sin embargo, en las condiciones actuales, podríamos estar en camino de perder ese número en unos cuantos siglos”. Asimismo, al fenómeno se suma la escasa fertilidad de los suelos, la falta de agua y distintos desastres naturales.

Si bien Cowie afirma que todavía hay esperanzas para revertir este proceso, todo depende de los seres humanos. “Los humanos son la única especie capaz de manipular la biosfera a gran escala. No somos una especie más que evoluciona ante las influencias externas. Por el contrario, somos la única especie que puede elegir conscientemente nuestro futuro y el de la biodiversidad de la Tierra”.