Noticias

Quentin Tarantino y el origen del icónico monólogo de Ezekiel en Pulp Fiction

Sin duda, una de las escenas más icónicas de Pulp Fiction es cuando Samuel L. Jackson recita el icónico monólogo de Ezekiel 25:17.

Samuel L Jackson Ezekiel Monólogo Origen Cómo Surgio Pulp Fiction Pelicula
Captura de Pantalla

Sin duda, una de las películas más icónicas de la década de 1990 fue Pulp Fiction, dirigida por Quentin Tarantino y protagonizada por el gran talento de Samuel L. Jackson, Uma Thurman y John Travolta. Y sin duda, una de las escenas más recordadas de la segunda cinta del director es cuando Jackson recita una parte parafraseada y modificada de Ezekuiel 25:17 de la biblia.

A continuación, te contamos cómo surgió este versículo dentro de la película.

¿Cómo surgió el monólogo de Ezekiel recitado por Samuel L. Jackson en Pulp Fiction?

Sin duda, el icónico monólogo de Ezekiel recitado por Samuel L. Jackson es uno de los segmentos definitivos de Pulp Fiction. Donde el actor recita una parte semifabricada y parafraseada del versículo de la biblia en un momento crucial. Pronunciando un sermón surrealista sobre la venganza, la violencia y la moralidad humana.

En una entrevista de 1994, Quentin Tarantino explicó que tomó esta frase prestada de una película japonesa de artes marciales de 1973 llamada The Bodyguard, protagonizada por Sonny Chiba. Esta aparece al comienzo de esa cinta y el director también tomó la inspiración de un programa de televisión japonés llamado Shadow Warriors.

En esta última serie de animación se narra la batalla entre los progresistas que dieron la bienvenida a la cultura occidental. Mientras que los tradicionalistas querían detener el neocolonialismo. Giraba en torno a un grupo de ninjas que pronunciaban sermones similares sobre la moral humana a sus objetivos antes de asesinarlos.

“A mis amigos y a mí siempre nos fascinaron estos finales, que nos parecieron geniales y poéticos. Fue con este espíritu que puse la cita de Ezekiel en boca de Jules”, explicó Quentin Tarantino. “Cuando estaba escribiendo esto, me di cuenta de que, en la escena final en la cafetería, Jules no podía decir esta epifanía religiosa de la misma manera que la había dicho antes. Después de usarla durante diez años, por primera vez se da cuenta de lo que realmente significa. Y ese es el final de la película".