Enero y febrero son los meses favoritos de los chilenos para salir de vacaciones, y por ello, andan revisando las mejores opciones de playas a lo largo del país. Una de las que más resuenan es la Playa Luna, el único balneario nudista en Chile y al cual a muchos les gustaría ir para reconectarse con la naturaleza y «sentirse libre»… aunque sea por un rato.

¿Cómo se llega a la Playa Luna?

De forma oficial, sólo 39 países cuentan con playas nudistas, y Chile es uno de ellos. La Playa Luna, fundada como tal en 2002, se encuentra ubicada en la Región de Valparaíso, a 28 kilómetros al norte de Concón y es una playa de 500 metros para andar desnudos.

“No hay nadie que se haya sacado la ropa y entrado al mar, que diga que no le gusta. Es una experiencia inolvidable”, dice la organización del balneario.

El acceso a la playa nudista tiene dos alternativas para sus visitantes. Una de ellas es llegar caminando más de 5 kilómetros por la Caleta Horcón. Pero no se recomienda últimamente debido a la subida del mar y el peligro que puede significar.

Asimismo, puedes hacerlo en auto a través de las rutas de Viña del Mar y Concón desde el sur. Ruta desde Papudo y Zapallar desde el norte o por la ruta CH-5 Norte por la vía Nogales desde el oriente.

Tras pasar por esas rutas, la única forma de acceder a Playa Luna es por medio de la ruta F-30-E. Esto aproximadamente en el kilómetro 50, donde encontrarás una salida hacia Quirilluca.

Luego de eso deberás avanzar hasta los estacionamientos al final del camino, los que cuestan $1.200 la hora y bajar a pie por un camino señalizado hasta llegar a la Playa Luna.

Reglas ¿Qué se puede hacer y qué no?

La organización encargada de la Playa Luna indica que una vez que estés en el balneario no tienes la obligación de sacarte la ropa. Pero si así lo quieres, puedes hacerlo y andar libremente. Asimismo puedes llevar comida siempre y cuando recojas la basura.

También existe un Santuario de Aves, donde va parte de la fauna que esta playa recibe.

Por otra parte, puedes encontrar grupos realizando Yoga y meditaciones a las que te puedes unir. Lo importante es mantener el lugar como un espacio de relajación, por lo que no está permitido sacar fotos sin el consentimiento de las personas que aparezcan en ellas y tampoco tener relaciones sexuales a la vista de los que estén en la playa en ese momento.