EL 10 de enero del 2015 ocurrió un hecho particular. Abel Tesfaye, mejor conocido como The Weeknd se vio involucrado en una pelea, en la cual terminó golpeando a un policía en la cabeza.

The Weeknd y la belleza tras la locura

A sus 25 años, The Weeknd se encontraba en lo que él define como el momento más oscuro de su carrera. Se encontraba en plena producción del que sería el gran trampolín en su vida de cantante: Beauty Behind The Madness. El álbum incluiría los hits Can’t Feel My Face, The Hills, Earned It, entre muchísimas más canciones que son himnos a estas alturas.

A pesar de todo el éxito, hay una parte oscura por detrás. Un poco de eso es lo que habla el disco, cuya traducción directa es «La Belleza Tras la Locura«.

Fue en un hotel de Las Vegas a eso de las 4:20 am donde la noche de furia del artista llegó a su peak. Según se sabe, hubo una gran pelea en el hotel Cromwell, y entre los involucrados estaba Abel.

La pelea aún no terminaba cuando llegó la policía, quienes decidieron escoltar al cantante al elevador más cercano. Fue ahí donde The Weeknd decidió que era una buena idea golpear a un policía en la cabeza.

Abel a la cárcel

Como era de esperarse, el cantante fue llevado inmediatamente a la cárcel, siendo arrestado por agresión. La historia tuvo un final feliz para él, eso sí después de pagar una fianza de mil dólares, hacer un curso de manejo de la ira, pasar un examen de alcohol, y hacer 50 horas de trabajo comunitario.

Si bien se trató de un episodio que The Weeknd prefiere olvidar, lo utilizó para inspirarse en After Hours.

La violencia como recurso

Al final de Faith, se escuchan sirenas. La atmosfera que el artista quiso capturar es la misma que el sintió aquel día de enero del 2015. Como es bien sabido, el camino correcto de la ira es el arte. Abel así lo entendió.

Con su último disco recién estrenado, solo podemos esperar que siga subiendo el nivel de su música que nos tiene pegados día a día.