Nos enteramos gracias a la Décima Encuesta del Consejo Nacional de Televisión que la mayoría de los chilenos y chilenas se informa a través de la televisión, pero inmediatamente después le siguen las redes sociales. Mientras la primera marca el 71% de la preferencia, las segundas ocupan el 70% de las preferencias, lo que nos voló la mente en Un País Generoso. Para poder entender con mayor profundidad esto, recurrimos a Alejandro Repenning, el director del departamento de estudios del CNTV. Roedores y ratitas, prepárense para este análisis de la mano de Iván y Werne.

Eso sí, antes de comenzar y para romper el hielo, Werne pregunta si estamos conversando con el hermano del conductor de noticias José Luis Repenning. Nuestro querido entrevistado responde que sí, pero gracias a una pregunta de Iván se siente humildemente motivado a decir que no es tan buenmozo con su familiar. Este solo es un paréntesis para alivianar el ambiente, vamos a los datos duros.

Para CTNV, ¿fue sorprendente conocer los resultados de esta encuesta?

«No tanto«, explica Repenning. Esta respuesta se explica fácilmente: la modalidad de esta entrevista es presencial, pero debido a la pandemia varias variables cambiaron para ejecutarla. Y antes de eso, durante el estallido social, ya se veía un cambios en la forma de comunicar la información en los medios tradicionales e independientes. 

X ENCUESTA CNTV
X ENCUESTA CNTV

¿Cómo se explican estas cifras?

Tal como Iván precisa, estamos frente a una intersección entre los medios tradicionales y su performance en redes sociales. O como explica nuestro entrevistado, la realidad es que los canales de televisión tienen sus propias cuentas en redes sociales y las personas consumen su información ahí. Por eso es factible informarse por redes sociales.

En 2017 el 26% de las personas encuestadas dijeron informarse por RRSS, pero ahora esa cifra es de 70%. Además, ese año también un 14% de las personas contaban con algún servicio de streaming, que ahora es un 42%. Estos datos se vinvulan con la posibilidad de ver televisión a través del celular, o bien de escuchar la radio allí.

¿Si la gente le tiene tanta desconfianza a la televisión, por qué es lo que más consume?

Esta pregunta es mucho más difícil de contestar que las anteriores. De acuerdo a Repenning, la complicada relación entre las personas y la TV tiene que ver con el descrédito que de las instituciones en general. Y por supuesto que la televisión es considerada uno. Pese al aumento de las plataformas de streaming en el país, la gente sigue consumiendo tele, pese a las quejas. Por eso se considera una relación psicótica, apuntan nuestros roedores.

La gente puede alegar que no hay cultura en la televisión abierta, pero cuando transmiten programación de ese estilo igual consumen el estelar de la noche. A la larga, y como explica Repenning, la televisión llega a los televidentes a través de las emociones, entoces mientras les genere algo la seguirán viendo, aunque sea para odiar su contenido. 

Ratita, si quieres leer la encuesta en detalle, revísala acá.