Probablemente viste Footloose y pensaste ¿cómo alguien va a prohibir que la gente baile? o incluso, ¿cómo alguien va a censurar una expresión artística? Lo que ocurrió en Hungría también parece sacado de una película, pero con mucho menos drama.

La ciudad contra el tango

El 22 de septiembre el concejal Tamás Horváth, de la ciudad de Pécs en Hungría, estaba revisando documentos internos para poder prepararse bien para el 15° Encuentro Internacional del Baile. Además, la ciudad celebraría al día siguiente la Fiesta del Tango de Pécs. Pero en vez de encontrarse con todo en orden, descubrió una ley de 1922 que prohibía bailar tanto porque «ofende al gusto y la moral pública, al propagar el erotismo y no el entretenimiento».

Pécs
Pécs

Pero los tiempos han cambiado, así que cuando Horváth comunicó su hallazgo la ciudad se apresuró a derogar esa ley que nadie conocía. En efecto, estaba olvidada de ese entonces y también iba en contra de bailar shimmy, one-step y foxtrot. Pero todos estos últimos cumplieron su ciclo en la moda y perecieron, y solamente el tango sobrevivió en el tiempo.

Todos a bailar

Para derogar esta ley, el ayuntamiento comunicó: «Considerando que la ciudad de Pécs quiere popularizar el tango, bailado en todo el mundo, y enriquecer la ya multifacética cultura local, expresa simbólicamente su intención de que en el futuro todos puedan practicar el tango sin limitaciones». 

Aunque Pécs posee aproximadamente 140.000 habitantes, en ella existen cinco academias de tango. Nadie estaba al tanto de esa ley, y a nadie nunca se le ocurrió investigar si existía una prohibición de ese estilo.

Por ahora, nos queda estar atentos al sitio web de la Municipalidad de Pécs para ver si suben fotos del evento. Puedes revisar aquí la web, aunque está en húngaro.

Tango
PÉCSI TANGÓ ÜNNEP