Con solo 18 años, Emma Raducanu ya está rompiendo récords y se perfila como uno de los nombres más fuertes en el futuro del tenis.

La joven de solo 18 años ganó la final del US Open el sábado pasado en una final de ensueño a la canadiense Leylah Fernández.

Un currículum impecable

Si bien Emma Raducanu es conocida ahora por ser una de las promesas jóvenes del tenis más grandes, su pasado es realmente impactante.

Su padre rumano y madre china, se mudaron desde Toronto a Inglaterra cuando Emma solo tenía dos años. Sus padres fueron los responsables de inculcar en la joven una disciplina y dedicación impecables.

Ya que, aunque compita en circuitos mundiales de tenis, Emma Raducanu nunca dejó de estudiar. Hace poco terminó la secundaria en el prestigioso Newstead Wood School, un instituto de élite de Orpington.

Se graduó en abril de este año, con una matricula de honor en matemáticas y un sobresaliente en la especialización de economía. Además, como informa La Tercera, antes de dedicarse al tenis, la joven deportista practicó equitación, natación, claqué, baloncesto, esquí y golf.

Con un futuro brillante en el tenis

Emma Raducanu tiene tan solo 18 años y ya es vista como el futuro del tenis femenino no solo en Inglaterra, sino que del mundo.

Con solo tres meses de carrera profesional, Emma ya ganó su primer Grand Slam. También, ganó el US Open con una final perfecta, sin perder ningún set contra la canadiense Leylah Fernández.

Además, rompió una mala racha de 44 años en el tenis femenino inglés, tras ganar en Wimbledon. La última en hacerlo antes de ella fue Virginia Wade en 1977. Además, con su victoria en un Grand Slam a los 18 años, se convirtió en la tenista más joven en lograrlo, tras Maria Sharapova en 2004.

Y si bien todo lo que ha logrado es más que impresionante, la tenista se lo toma con calma. La propia Emma declaró que «no siento ninguna presión. Solo tengo 18 años, estoy aprovechando todo lo que se me presente en el camino. Así fue cómo enfrenté cada partido aquí en Estados Unidos. Gané este trofeo, así que no debería cambiar nada«.

Con su victoria en el US Open, Emma subió del puesto 150 al 23 en el ranking. Además, se embolsó mas de dos millones de dólares, nada mal para solo tener 18 años.