El pasado domingo 12 de septiembre se celebró la edición 40° de los MTV VMAs, conmemorando las cuatro décadas de historia de la cadena que cambió la música para siempre. Y para iniciar la jornada, los organizadores decidieron invitar a Madonna, quien apareció en un video introductorio refiriéndose a los inicios de su carrera y luego irrumpiendo con una gran revelación de vestuario.

«Me dijeron que mi carrera no duraría y aquí estoy, hijos de p…, 40 años después«, dijo orgullosa la reina del pop. Pese a ello, los inicios de la exitosa carrera de Madonna no estuvieron exentos de hechos trágicos que marcarían su vida para siempre.

El trágico primer año de Madonna al trasladarse a Nueva York

En un artículo autobiográfico firmado por ella misma en la revista Harper’s Bazaar en 2013, la estrella del pop de 63 años reveló que durante el primer año desde que se trasladó a Nueva York desde su natal natal Michigan, fue víctima de abuso sexual. Entre otras cosas, Madonna afirmó que la amenazaron con un arma y que fue víctima de robo tres veces.

Pese a todo, Madonna recordó cómo llegó a Nueva York siendo una joven con el sueño de convertirse en una «verdadera artista» y de poder expresarse «en una ciudad de inconformistas» como lo era ella. Incluso, «luchaba para ser una bailarina profesional».

«Los edificios altos y la escala masiva de Nueva York me quitaban el aliento. Me sentía como llevada a otro universo«, recordó la cantante sobre esa etapa.

Pese a todo, Madonna afirma que se sentía como «una rebelde, estaba decidida a sobrevivir, a conseguirlo. Pero fue muy duro y me sentí muy sola, y cada día era todo un desafío seguir adelante».

«Me preguntaba si valía la pena. Me consolaba con una postal de Frida Kahlo pegada a la pared, viendo su bigote y pensando que era una artista a la que no le importó lo que la gente pensaba de ella. La admiraba. A pesar de que la gente la trató mal, ella se atrevió. Entonces pensé que yo también podría», contó Madonna.

«Me gusta provocar, está en mi ADN»

Y Madonna añadió, orgullosa: «Nunca quise hacer lo que hace todo el mundo. Para mí, hay una diferencia entre las reglas y el orden. Las reglas son aquello que las personas siguen sin rechistar. El orden es lo que se consigue cuando las palabras y las acciones unen a las personas en lugar de separarlas. Sí, me gusta provocar, está en mi ADN. Pero nueve de cada diez veces tengo una razón para hacerlo».

Recuerda que si eres, fuiste o presenciaste un acto de violencia sexual puedes recurrir a los siguientes canales de ayuda:

Teléfono de emergencia: 1455

Qué hacer si soy víctima o testigo

Casa de acogida y otros apoyos

Datos de contexto