Se cumplen ya 30 años desde que la banda de James Hetfield cambió para siempre la historia del metal. Un 12 de agosto de 1991, Metallica lanzó su álbum homónimo, conocido también como The Black Album, el cual se convirtió en su placa más exitosa. Además, se convirtió en un testamento de la importancia de la reinvención y de los nuevos peaks musicales.

Y es que la mayoría de los artistas suelen tener sus discos más exitosos al comienzo de su carrera, puliéndose en los siguientes años. Sin embargo, The Black Album llegó a casi una década del debut de Metallica, probando que la banda estaba lejos de alcanzar su límite.

La creación de The Black Album 

Con su nuevo álbum, la banda tenía bastante que probar. Y es que con su material anterior, … And Justice for All, habían alcanzado su mayor éxito comercial. Sin embargo, lejos de presionarse, James Hetfield y compañía se tomaron su tiempo para el próximo material.

The Black Album significó un cambió en el detrás de escenas de los procesos creativos de Metallica. En especial, lo que refiere a la composición de las canciones. Hetfield buscaba que las letras fueran más introspectivas y personales que en los lanzamientos anteriores, con un enfoque de cantautor.  

Así, el músico se inspiró en legendarios compositores como Bob Dylan, Bob Marley y John Lennon. Para esto, también redujeron la complejidad de sus canciones anteriores, apuntando a temas más cortos y sonidos más comerciales.

Para The Black Album, Metallica reclutó al productor Bob Rock, quien recientemente había producido el exitoso álbum de Mötley Crue, Dr. Feelgood. Este buscó un trabajo más colaborativo entre los integrantes, buscando que grabaran juntos en vez de una manera individual. 

Los temas del disco

Como se mencionó, Hetfield buscó un acercamiento más personal en las canciones. Sus miedos, pérdidas recientes y hasta pesadillas recurrentes fueron retratadas en las letras de las canciones. Así, busco posicionarse como un cantautor dentro del metal.

Canciones como The God That Failed expresan sus cuestionamientos a la fe tras el fallecimiento de su madre. Esta batalló con el cáncer negándose atención médica, debido a sus creencias religiosas y confiando en la ayuda de Dios. Esto generó todo un revuelo entre los grupos más conservadores y se posicionó como un himno del ateísmo.

James Hetfield reconoció que era bastante complejo el escribir temas al intentar también representar a los demás miembros del grupo. Sin embargo, sus composiciones pasaron de penas personales a dolores más universales con los que otros también podrían identificarse. 

¿Por qué se le conoce como The Black Album?

Una de las discusiones que tuvieron los miembros de Metallica fue sobre cómo nombrar al disco. Por un tiempo, este sería simplemente Five, al ser el quinto álbum de su discografía. Después, se barajó la posibilidad de nombrarlo como alguna de las canciones.

Sin embargo, el grupo prefirió mantener las cosas simples y se fueron con el lanzamiento homónimo. Pero con el paso del tiempo, los fanáticos lo comenzaron a conocer como The Black Album, debido a la minimalista portada negra con un serpiente.

El impacto del álbum

Los cuatro primeros discos de Metallica fueron todo un éxito crítico con los fanáticos y la prensa. Sin embargo, la banda buscaba combinar la calidad con el éxito comercial y finalmente llegar al número uno. Es precisamente eso lo que logró The Black Album, que alcanzó la primera posición en casi todas las listas en las que entró.

No solo fue un éxito comercial, sino que los críticos también aplaudieron la reinvención de Metallica. Su distancia de los clichés de la música metal y un enfoque más introspectivo le generaron la aclamación, asegurando que los miembros habían madurado bastante en casi una década.

El disco se incluyó en la lista de los 500 Mejores Álbum de Rolling Stones, además de superar las 550 semanas en la lista de Billboard. Además, queda claro que el disco es especial para el grupo, considerando que anunciaron una versión de aniversario con decenas de covers de diversos artistas.