Si te dijeran que canciones como «Baby one more Time» de Britney Spears, «Waterloo» de ABBA y «I Want it That Way» de Backstreet Boys tienen a Suecia en común la pregunta sería ¿Por qué Suecia?

Bueno, exactamente esa pregunta se hacen en «This is Pop» una serie documental de Netflix que explora el éxito y desarrollo del Pop a lo largo de la historia y en su tercer capitulo se enfocan en «El síndrome de Estocolmo».

La influencia Sueca

Quizá todo comience con un hito en la música popular de los años 70: el nacimiento de ABBA. Los suecos triunfaron en el Festival de Eurovisión de 1974 con «Waterloo» una canción que rompía con todo lo establecido previamente.

Sin embargo, aunque en el extranjero fue todo un éxito, en Suecia aún había cierta reticencia. Principalmente a lo comercial que resulto el ascenso de ABBA.

Pero eso no detuvo el auge sueco en la producción y creación de música pop muy exitosa. Otra que brilló en los 80 fue Roxette, que con un foco más ligado al rock conquistó a gran parte del mundo.

Pero aún falta para el dominio de Suecia en el pop y llegará con Ace of Base y un productor y DJ sueco llamado DennizPop.

Como narran en el capítulo de «This is Pop», DennizPop fue un productor y Dj sueco que estuvo detrás de «All That She Wants» un sencillo que no solo brilló en las radios, sino que hizo bailar al mundo en las discos.

Y todo ese éxito y fama tuvo como mente maestra a DennizPop, que luego del sus trabajos con Ace of Base funda Cheiron, un estudio que tendría nombres como Britney Spears, Backstreet Boys o Nsync.

Pero, lamentablemente, en 1998 DennizPop muere de cáncer, dejando eso sí a un discípulo: Max Martin.

El turno de Max Martin

Luego de la muerte de DennizPop, Martin toma las riendas de Cheiron y, sorprendentemente, triunfa.

De hecho, es tan relevante su carrera como productor y compositor, que está solo detrás de John Lennon y Paul McCartney en la mayor cantidad de números 1 de la historia.

La carrera de Britney Spears, por ejemplo, le debe mucho a Martin.

Pero aún no se responde a la pregunta; ¿Por qué Suecia? Bueno, quizá mucho tenga que ver la cultura en sí de su gente.

Como explica Laleh, una cantante, productora y compositora sueca, los suecos son disciplinados y trabajadores. Además, que no les gusta alardear sobre sus éxitos.

Y justo ahí está la clave, dejan que su trabajo hable, no necesitan ser el centro de atención y la producción musical es justamente eso: estar en segundo plano.

Y, de hecho, tienen un término para eso: el «Jantelagen». Traducido es «La Ley de Jante» que básicamente es no debes decir que eres mejor que otra persona.

Así que ¿Tenemos una respuesta? Quizá. Lo que sí queda claro es que los suecos fueron y siguen siendo un pilar fundamental en el desarrollo y éxito del pop mundial.

Si quieres revisar otras notas sobre «This Is Pop», en Rock&Pop tenemos algunas para que te entusiasmes a ver la serie de Netflix.