Hoy estaría de cumpleaños un miembro fundador de Pink Floyd y un maestro de la música, el querido Rick Wright.

Por lo mismo, en esta nota te contamos la historia detrás de The Great Gig in The Sky, uno de los tantos himnos de la banda y que nació de la mente del tecladista de Pink Floyd.

El nacimiento de un himno

Cuando hablamos de Pink Floyd es sinónimo de calidad a la hora de componer. Pues hoy te contaremos cómo nació uno de los himnos y canciones más emblemáticas de la banda inglesa.

Se trata de The Great Gig in The Sky, canción publicada en 1973 y parte de su octavo disco, el tremendo The Dark Side of The Moon.

Pues bien, la idea y concepto del tema nace un año antes de su publicación, en 1972. Rick Wright, tecladista de la banda, estaba en los estudios Abbey Road y comenzó tocando una delicada pieza musical que escribió en su tiempo libre.

De inmediato los demás miembros se dieron cuenta de la calidad de la pieza y se acercaron a Rick. «En ese momento a todo el mundo le gustó la secuencia de acordes. Tras eso, nos miramos las caras y nos preguntamos ¿Qué hacemos con esto?”, comentaba sobre el momento Rick Wright.

Pero una vez completada la canción algo le faltaba. Rick Wright tomó una decisión importantísima: una voz femenina. De inmediato habló con Alan Parsons para que hiciera algunos arreglos y contactara a alguna cantante de su gusto.

Clare Torry fue la elegida, que ya había trabajado con Parsons en el pasado. Pero ahí no acaba la cosa, ya que al llegar al estudio, tuvo que improvisar.

La letra de la canción no tenia sus partes, por lo que la cantante tuvo que ingeniársela sobre la marcha y el resultado fue genial.

sobre ese momento, David Gilmour, guitarrista y vocalista de Pink Floyd dijo «quedé impactado cuando esta pequeña mujer blanca caminó al micrófono y empezó a cantar de manera maravillosa. Si bien le costó afinarse con el grupo, en todo ese proceso logró dar con ese sonido orgásmico que conocemos hoy y amamos por siempre”.

En fin, una historia preciosa de cómo nació uno de los temas que más representan a Pink Floyd y que nació gracias al tremendo Rick Wright, al que hoy celebramos por su cumpleaños 78.