Este sábado 11 de junio, la Región Metropolitana retrocederá por completo a la Fase 1 de Cuarentena. La medida se tomó debido a los altos casos activos de contagio por coronavirus en las últimas semanas. Sin embargo, tal como expresa el Presidente de los Trabajadores del Comercio, este será un duro golpe para el gremio. 

Y es que sumado al duro costo de vidas que tiene la pandemia, esta también un fuerte efecto en el comercio nacional y en la estabilidad de sus trabajadores. Así lo aseguró el Presidente de la Confederación de Trabajadores del Comercio, Claudio Sagardía, quien conversó con Un País Generoso al respecto. 

Los efectos de la Cuarentena en los Trabajadores del Comercio

«El comercio lleva mucho tiempo sufriendo. Llevamos más de dos años sufriendo», asegura Sagardía en representación de las y los trabajadores del comercio. Según señala, incluso antes del Estallido Social del 2019 el gremio pasaba por un duro momento, que se agudizó más con las manifestaciones y llegó a un punto límite con la pandemia. 

Múltiples despidos, 1 millón más de personas sin trabajo, aumento del comercio ambulante, son parte de los diagnósticos que Sagardía hace de los efectos de la pandemia. Según él, gran parte se debe a las medidas que adoptó el Gobierno en ya más de un año de crisis sanitaria.

«Este Gobierno lo ha hecho todo mal», añade el representante de los Trabajadores del Comercio. «Hay rabia, hay mucha rabia», señala además sobre cómo el gremio se toma el estado actual de la pandemia y la llegada de un nuevo confinamiento. 

«Se les ha tratado muy mal a los trabajadores, se ha precarizado mucho a nuestro sector», comenta sobre las relaciones entre el Gobierno y los trabajadores del comercio. Así, revela que ellos se enteran de los cambios junto al resto de las personas, a través de los medios y sin comunicación previa para asegurar la estabilidad de estos.

¿Qué se puede hacer?

Para Sagardía, el mayor problema radica en el nivel de fiscalización actual. «No sirve de nada implementar medidas si nadie fiscaliza», denunció sobre un bajo monitoreo para que se cumplan las restricciones. Además, añadió que ellos mismos saldrán a fiscalizar con el objetivo de que estas se lleven a cabo.

La movilidad también es una problemática que denuncia, señalando que los trabajadores, en especial de regiones, tienen pocas opciones para movilizarse. Por esto, no pueden llegar a sus trabajos y se produce otra precarización del gremio.

Finalmente, asegura que la comunicación será algo vital para que el gremio pueda llegar a buen puerto con los anuncios del Gobierno. Algo que además buscan potenciar con la concientización de esta problemática que hoy afecta a millones de chilenos.