Quedan solo días para que se lleve a cabo una nueva edición de los Premios Oscar. La ceremonia es una de las más esperada por fanáticos y actores por igual. Sin embargo, hay una interprete que preferiría no recordar su experiencia con estos premios: Anne Hathaway. 

Y es que si bien la actriz ganó una estatuilla por su interpretación en Les Miserables, la mayoría recuerda otro momento de su paso por los Oscar. Se trata de la infame ceremonia del 2011, cuando animó la jornada junto al también actor, James Franco.

Aunque eran dos de los nombres más fuertes de ese año, las críticas no fueron nada amables con Anne Hathaway y James Franco. A 10 años de esta instancia, se le recuerda como el monologo más incómodo de los premios, así como uno de los momentos más controversiales.

¿Qué pasó con Anne Hathaway y James Franco?

En 2011, se premiaron aclamadas cintas como El Discurso del Rey, La Red Social, El Cisne Negro, Toy Story 3, Inception, entre otras. Sin embargo, muchos recuerdan esta ceremonia por la incómoda animación entre Anne Hathaway y James Franco.

Y es que los críticos aseguran que las personalidades de los actores no se mezclaron correctamente. «Franco parecía medio dormido o drogado», mientras que Hathaway «al menos lo intentó», señala una de las críticas más severas. Además, se señaló que los chistes no hicieron efecto y que la actriz parecía incómoda con la presencia de James. 

«Fue como la cita a ciegas más incómoda del mundo entre un niño rockero drogado y la adorable porrista de teatro», señaló David Wild, uno de los escritores tras el monólogo de Anne Hathaway y James Franco. Así, la recuerda como una «una noche oscura pero cómica».

Cabe señalar que James Franco y Anne Hathaway nunca habían trabajado juntos antes, por lo que siempre fue una apuesta. Pero los productores buscaban atraer a un público más joven, por lo que estas parecían ser las estrellas perfectas para el objetivo.

Los escritores revelaron a Entertainment Weekly que Hathaway siempre estuvo bastante disponible para el trabajo, mientras no se denigrara a las mujeres. Sin embargo, Franco parecía siempre estar ocupado, lo que fue la primera alerta. 

Además, aseguraron que los actores nunca lograron conectar. Cada consejo que Anne Hathaway intentaba darle a Franco, era desestimado. Sin embargo, un año después de la controversia, la actriz aseguró que disfrutó de animar la ceremonia.

«¡Fue genial! Creo que se vio algo maniaco e hiperactivo en pantalla. Pero no tengo arrepentimientos de hacerlo», aseguró Hathaway. Por su parte, Franco lamentó que ambos recibieran críticas, en especial las que ella terminó recibiendo.