En el mundo, existen algunos perritos que han tenido que sufrir la amputación de sus extremidades. Esto, debido a enfermedades o accidentes que han tenido. Existen dueños que, ante inquietudes económicas, o recomendaciones de los veterinarios, eligen por sacrificar a estos animalitos. Sin embargo, existen entidades que luchan por darle una nueva oportunidad, como es el caso de la fundación tailandesa “The Man That Rescues Dogs”.

La organización se dedica a sumar esfuerzos para rescatar y regalarles una nueva vida a varios perros discapacitados que han sufrido accidentes. En su gran mayoría estos perros, luego de que los lleven al refugio, los cuidan hasta que se recuperan y les ofrecen ayuda para que puedan moverse mejor. Cada día, los colaboradores y rescatistas que son parte de la fundación les dan un paseo diario por la provincia de Chonburi, al sureste de la capital de Bangkok.

Una nueva oportunidad para estos perritos

Esta organización se creó por un ciudadano sueco que se mudó a Chonburi en el año 2002. Este, luego de percatarse del estado en el que se encontraban algunos perros callejeros, decidió cuidarlos después de su trabajo.

Los encargados del refugio, cada día se preocupan de llevar a las más de dos docenas de perritos para salir a pasear y disfrutar del campo. En el video publicado por Routers, se les puede ver cómo corren felices. La parte trasera de su cuerpo es movilizado por una de estas ruedas y les permite poder hacer ejercicio.

A ellos se les atiende en el refugio hasta que puedan recuperar su salud: “Es casi como si no tuvieran idea de que tienen una discapacidad y una vez que los pones en la silla de ruedas por primera vez, es como si no hubiera una curva de aprendizaje», declara Christopher Chidichimo, funcionario responsable del refugio.

El efecto de la pandemia en la fundación

Lo malo, es que los efectos de la pandemia han llegado hasta la fundación, debido a la falta de apoyo económico. Anteriormente, se sustentaban con las donaciones que los ayudaban a sostenerse. Por ello han llamado a todos quienes puedan a apoyarlos a que puedan aportar.

Según declara Chidichimo, en este momento el refugio necesita una mayor cantidad de donantes para poder subsistir. Esto, ya que la recaudación de fondos se ha visto disminuida en un 40%, después de que el lugar dejó de tener visitas de extranjeros.

«Las donaciones son muy importantes, y los voluntarios y visitantes son igualmente importantes, porque vienen y difunden nuestro mensaje«, dijo el coordinador del albergue.

Para poder funcionar diariamente, en el refugio se gastan alrededor de 1300 dólares para poder cuidar, atender, y alimentar a más de 600 perros, además de otros 350 que son callejeros.

Si quieres donar para la subsistencia de este lugar, puedes hacerlo en su página web oficial.