La fiesta clandestina en Cachagua, Zapallar, que terminó con 64 personas contagiadas de Covid-19 y 181 contactos estrechos, tiene a sus primeros dos infractores confirmados.

Según consigna Emol, desde la Seremi de Salud de Valparaíso se multó con la máxima sanción al dueño del local Santo Diablo, quien habría organizado una serie de carretes entre el 2 y 4 de enero. La multa para esta persona es de 1.000 UTM (51 millones de pesos). 

En el segundo caso, la persona corresponde a un asistente de la fiesta en Cachagua que se contagió durante el evento y que posteriormente incumplió su cuarentena. A Esta persona se le aplicó la multa de 500 UTM, es decir, $ 25 millones.

Desde la Seremi también aseguran que continua el sumario contra el organizador de la fiesta en Cachagua que se volvió viral y tema país durante la primera semana de enero de este año.

A su vez, la Municipalidad de Zapallar informó que «tomará las acciones legales respectivas en contra de todos aquellos que resulten responsables».

El efecto de las fiestas

Tras la realización de la fiesta clandestina en Cachagua, los casos de contagio en la comuna aumentaron de manera significativa. Así lo estipuló la propia Subsecretaria del Delito, Katherine Martorell, quien aseguró que solo en los primeros días después de realizada la fiesta los contagios aumentaron en más de 300%.

Actualmente, la comuna de Zapallar cuenta con 25 casos activos de contagios, un 833% más de lo que tenían antes de año nuevo. En ese entonces, la comuna tenía apenas 3 casos activos.