Este año, la duquesa de Cambridge anunció el galardón al fotógrafo de vida silvestre y varias imágenes fueron las premiadas. Es así como, Sergey Gorshcov, se destacó por la captura a un tigre siberiano en los bosques del lejano oriente de Rusia.

Roz Kidman-Cox, presidenta de los jueces del premio, afirma que la iluminación y los colores hacen que la fotografía parezca una pintura al óleo. “Es casi como si el tigre fuera parte del árbol. Su cola se mezcla con las raíces, los dos son uno”, afirmó en BBC News.

Esta imagen fue tomada a través de una cámara oculta, es decir, el equipo fue instalado en el bosque y se dejó allí durante meses 11 meses. Pero no es cosa de casualidad, el autor de la foto supo cuál era el ángulo exacto y allí se demuestra su habilidad para captar la vida silvestre.

Otra de las fotografías galardonadas fue “La Pose” de Mogens Trolle, de Dinamarca. Esta imagen muestra el perfil de un mono probóscide y fue tomada en Labuk Bay, en Sabah, isla de Borneo.

Jaime Culebras, de España, también fue premiado por su captura llamada “La vida en la balanza”. Esta rana ganó en la categoría denominada “Comportamiento: anfibios y reptiles” y se tomó en Manduriacu, una reserva de Ecuador.

Debido a un aguacero torrencial que sucedía en el momento en que el fotógrafo realizaba su trabajo, tuvo que sostener un paraguas con una mano y con la otra, la cámara.

Te puede interesar: «Chile Resiste»: fotografía de chileno destaca como ganadora en concurso internacional

Otras de las fotografías premiadas son, “Cuando la madre dice corre” de Shanyuan Li, China; “El momento dorado” de Songda Cai, del mismo país; “La historia de dos avispas”, de Deschandol, en Francia, entre otras.  Para poder ver las fotografías premiadas, pincha aquí.

Estos premios se entregaron de forma virtual, debido al contexto de coronavirus.