Durante los últimos días, Francia ha sido víctima de distintos ataques terroristas. Hoy jueves 29 de octubre, se produjo un nuevo atentado en la basílica de Notre Dame, ubicada en Niza, Francia. Al menos tres personas han muerto, dos mujeres, una aparentemente degollada con un cuchillo- según el medio La Vanguardia– y un hombre, que falleció al interior del templo.

El agresor fue detenido cuando sufrió un ataque de bala y fue llevado a un hospital. Según algunos testigos, se le oyó gritar “Alá es grande”, por lo que se presume que se trata de un atentado de origen yihadista.

Otro de los casos ocurridos fue el del profesor de historia y geografía llamado Samuel Paty, que fue decapitado el 16 de octubre de este año por un joven terrorista checheno, a la salida de una escuela cerca de París. A este caso se refirió el alcalde de Niza cuando afirmó que el nuevo ataque tuvo el mismo modus operandi que el de Samuel Paty. Así también, otro fallecido fue el sacristán de la basílica de Nuestra Señora de Niza, un templo neogótico situado en el centro de la ciudad.

Es por todos estos ataques ocurridos en las últimas semanas que existía una alerta policial elevada y el Ministro francés Jean Castex ha decretado el nivel máximo de alerta y ha acervado a la Asamblea Nacional que la respuesta del gobierno ante el nuevo ataque sería “firme e implacable”.

Las autoridades temían de un atentado luego de desatarse una polémica por la publicación de caricaturas de Mahoma, lo que provocó el boicot de productos franceses en países musulmanes.

Al parecer, se trató de una amenaza de Al Qaeda hacia Francia y por eso la policía había reforzado la vigilancia de los lugares de culto.

Ante el pronóstico inequívoco de que los ataques correspondan a un atentado, el presidente Emmanuel Macron tiene previsto desplazarse a Niza para expresar su solidaridad e interesarse por los heridos; el Primer Ministro abandonó el Parlamento para hacerse cargo de la situación y la Fiscalía Nacional anticorrupción se ocupa oficialmente del caso.

El alcalde de Niza ha hablado de “Islamofacismo”, concepto que se ha masificado luego de estos ataques para calificar al islam radical y violento. Además, asegura que los terroristas viven en Francia y a menudo tienen la nacionalidad.

Te puede interesar: Francia prohibirá animales salvajes en los circos

Otros actos violentos están ocurriendo en distintas ciudades como por ejemplo en Aviñón, donde uno de los atacantes también ha gritado “Alá es grande”. Sin embargo, no existe evidencia de que este hecho se relacione directamente con lo ocurrido en Niza.

«Quiero decir a todos los conciudadanos, sea cual sea su religión, tanto si creen como si no, que debemos unirnos en estos momentos y no ceder ante el espíritu de división (…). Está muy claro que Francia es atacada», afirmó el presidente Emmanuel Macron.

Información: La Vanguardia