Un escándalo de proporciones acabó con el cargo de diputado del legislador Juan Emilio Ameri en Argentina, quien fue suspendido por la cámara del Congreso del país vecino luego de que manoseara a su pareja en plena sesión y teniendo la cámara prendida.

Te puede interesar: Robert Plant: «Me rendí, renuncio a ser cantante de rock»

La interacción íntima entre el diputado y su pareja ocurrió en plena sesión del Congreso y acabó con la renuncia del parlamentario, quien no sabía que su cámara estaba encendida, menos su pareja.

Durante la sesión, a vista de todos los parlamentarios presentes y también ante la comunidad virtual, pues después el video fue viralizado en redes, Ameri comenzó a manosear y besar los pechos de su pareja, a vista y presencia de todo el Congreso.

En ese instante, el presidente de la Cámara Baja, Sergio Massa, pidió la suspensión inmediata de Ameri, y sus pares lo aprobaron. Este viernes por la mañana, Ameri presentó su renuncia con el siguiente discurso:

«Ante el hecho de público conocimiento, me dirijo a usted para pedir disculpas por mi conducta durante la sesión especial remota del día 24 de septiembre del corriente. No fue de ningún modo mi intención faltar el respeto a esta Honorable Cámara, a mis pares diputados y diputadas, ni al pueblo salteño que me eligió» señaló Ameri, y agregó «Consciente de la responsabilidad que mi cargo representa, pongo a disposición mi renuncia como diputado nacional, y seguiré trabajando por mi querida provincia de Salta y para que Argentina se ponga de pie».

Posteriormente, en entrevista a una radio local, Ameri explicó lo siguiente: «Yo acá en mi casa tengo una señal espantosa que va y viene, estaba desconectado, sin cámara, estaba sin conexión, llegó mi pareja y le pregunté ‘a ver cómo quedaron las prótesis de la operación; “che, qué bueno, mirá, está bajó más, esta bajó menos, a ver las cicatrices’ y le di un beso en las tetas, eso es todo”.

Además Ameri señaló que su pareja está muy afectada por el hecho y pidió privacidad a los medios. Ella está “muy mal, llorando”, concluyó.