“Te comunico mi meditada decisión de trasladarme en estos momentos fuera de España”. Estas fueron las palabras de la carta enviada por el Rey emérito de España, Juan Carlos I, a su hijoactual monarca español, Felipe VI, anunciando su partida del país que reinó por casi cuarenta años, y después de una serie de escándalos que pavimentaron su decisión.

Te puede interesar: Lanzan trailer de larga duración de la segunda temporada de “The Boys”

La carta y la “huída” del Rey -como ha sido calificada en algunos medios españoles-, revivieron algunas heridas de la Corona ibérica, siendo las acusaciones de corrupción y enriquecimiento personal las últimas que acumuló don Juan Carlos.

La polémica que fue la “punta del iceberg” de los escándalos protagonizados por Juan Carlos I fue el accidente de abril de 2012, cuando se fracturó la cadera mientras cazaba elefantes en Botsuana. Un hecho que no se pudo ocultar en la era de la información, ya que el Juan Carlos I tuvo que ser operado de urgencia, y la Corona tuvo que salir a explicar lo sucedido.

Además hizo eco el costo del viaje -40 mil euros gastados en un momento en que España enfrentaba una dura crisis económica-, y la particular compañía del monarca, Corinna Larsen, la misma mujer a la que le transfirió 65 millones de euros a una cuenta en Suiza.

No fue sorpresivo entonces que su esposa, la Reina doña Sofía, se tomara tres días para ir a visitarlo al hospital tras la operación, ni sorprende ahora que ella no lo acompañe en este autoexilio. Ella seguirá viviendo en La Zarzuela, la residencia de los reyes de España.

Pero a ese «escándolo», se suma una investigación por un supuesto fraude al fisco y blanqueo de capitales. Todo se relaciona con la construcción de una línea de tren a alta velocidad que une las ciudades de Medina y La Meca en Arabia Saudita, donde jugó Juan Carlos I -muy cercano a la familia real saudita- jugó un papel importante en la adjudicación de contratos millonarios para empresas españolas.

Además, las autoridades investigan una supuesta transferencia de US$100 millones, como comisión, y que habría sido ingresado a un banco suizo.

Juan Carlos abdicó en trono 2014, pese haber asegurado siempre que solo lo dejaría una vez muerto.

La carta completa de Juan Carlos a su hijo Felipe fue la siguiente:

“Hace un año te expresé mi voluntad y deseo de dejar de desarrollar actividades institucionales. Ahora, guiado por el convencimiento de prestar el mejor servicio a los españoles, a sus instituciones y a ti como rey, te comunico mi meditada decisión de trasladarme en estos momentos fuera de España”.

¿Dónde se irá el Rey Emérito? Pues de acuerdo a medios españoles, a un resort en República Dominicana, perteneciente a un amigo del monarca.