Tal como lo leíste en el título: Este 21 de junio no es el fin del mundo. Esto te lo queremos aclarar ya que son varios los medios que han estado replicando una nota publicada por los diarios The Sun y New York Post, que citan a una fuente científica que hablaría de que el calendario mayo habría fijado el 21 de junio de 2020 como el día en que se iba a acabar el mundo.

Te puede interesar: Filtran episodio prohibido de la boda de «Don Ramón» y la «Bruja del 71»

Lo primero que tienes que saber, es que el calendario maya nunca habla del fin del mundo como si viniera a llegar un meteorito y todos nos fuéramos a evaporar de la faz de la Tierra. Por el contrario, el fin del calendario maya habla del inicio de una nueva era, de una fecha importante, algo que para nosotros sería un cambio como el paso del año 1999 a un nuevo milenio, el 2000. Eso es todo.

planeta similar a la tierra

Lo segundo, es que la información entregada por esos medios citan a un científico con una cuenta de Twitter que no existe. Según el NYPost, el científico, Paolo Tagaloguin, habría twiteado que, tras una conversión aclarada, entre el calendario mayo, el calendario juliano y el nuestro, el fin del mundo no habría sido el 21/12/2012 (que fue la fecha en que muchos creyentes de conspiraciones realmente pensaron que ese día el mundo iba a morir), sino que el 21 de junio de 2020.

En estos tweets (ya eliminados, afirman), Tagaloguin habría escrito:

«Siguiendo el calendario juliano, estamos técnicamente en 2012
El número de días perdidos en un año debido al cambio (del juliano) al calendario gregoriano es de 11 días…
De los 268 años que llevamos usando el calendario gregoriano (1752-2020), si se multiplica por 11 días = 2,948 días.
Ese total (2.948 días) divido en 365 días (o sea 1 año) = 8 años».

Lo anterior debiera llevar a que la conclusión del último día del mundo sería en 2020 y no en 2012, porque hay que sumar 8 años más.

Lo anterior ya es poco entendible como para llegar a la cuenta de que este 21/06/2020 el mundo dejaría de existir, pero a eso se agrega el hecho de que el calendario gregoriano no pierde 11 días por año, según SyFy.

Básicamente, el calendario juliano, que se usaba hace mucho tiempo, no tenía en cuenta los años bisiestos. Y esa es la razón por lo que hace cientos de años los países comenzaron a cambiar al calendario gregoriano. Cuando lo hicieron, el calendario tuvo que adelantar varios días para compensar los días perdidos, por lo general alrededor de 10 u 11 días, pero solo se hizo una vez. No todos los años. Entonces, la afirmación de que de alguna manera se han omitido 8 años está mal.

A todo eso se agrega que es extraño que un científico haya pasado del calendario maya, al juliano y luego al nuestro. Esto, porque la fecha de cambio de era de los mayas, se convirtió directo al gregoriano. No hay necesidad de pasar por el calendario juliano, por lo que el tweet citado, no tendría sentido.

En resumen, no creas todo lo que lees en la web.