Una vergonzosa situación se vivió esta semana en Perú. Se trata de una autoridad local, del alcalde del distrito de Tantará, Juan Urbina Torres, quien decidió salir por la noche con unos amigos para beber, rompiendo el toque de queda y las medidas sanitarias de quedarse en casa para no propagar más el Covid-19.

Te puede interesar: ¡Estrenos! Esto es lo nuevo de Netflix para junio

El grupo se reunió en un almacén y pasado un rato, la policía llegó a fiscalizar la situación en donde ocurrió lo insólito. El alcalde de Tantará se escondió en un ataúd, esperando no ser encontrado por su propia policía.

Urbina simplemente se metió al ataúd, se estiró boca arriba con una mascarilla puesta y se quedó quieto. Varios de sus acompañantes hicieron lo mismo, pero como era de esperar, la improvisada distracción no sirvió y los policías se llevaron tanto al alcalde y como a sus amigos a la comisaría.

Cabe destacar que, en el momento de la detención, el alcalde se encontraba en estado de ebriedad.

De acuerdo a la versión del alcalde, Urbina Torres se escondió en el ataúd para comprobar el tamaño del féretro y la detención que le realizó la policía fue realizada mucho después de él haber entrado al ataúd.

El edil ya había sido cuestionado por su actuar durante la pandemia, por haber estado solo 8 días en la localidad de Tantará a más de 50 días de iniciada la emergencia sanitaria por Covid-19 en Perú.

Hasta este 22 de mayo, Perú contaba con 111.698 casos positivos y 3.244 fallecidos.