El barrio Bellavista es uno de los barrios emblemáticos de Santiago, en el que se ubican numerosos bares, restaurantes, hoteles y centros nocturnos al que acuden miles de personas durante la semana. Sin embargo, diversas circunstancias como el estallido social el año pasado y ahora la crisis del Covid-19 ha perjudicado la estabilidad de estos recintos, según sus locatarios.

Solo en el mes de marzo estiman una pérdida de $3 mil millones de pesos, sumadas a las pérdidas de $15 mil millones que ocurrieron durante el estallido social. El barrio Bellavista se ubica a pasos de Plaza Italia, epicentro de las manifestaciones. Además, los locatarios pronosticaron una pérdida de 5.000 puestos de trabajos, «entre ellos cocineros, garzones, artistas, músicos, técnicos y dj’s por nombrar algunos, quienes se sumarán a los 1.000 ya desvinculados entre octubre y febrero recién pasado«.

Para palear con esta crisis, más de 60 arrendatarios se juntaron y redactaron una carta, en la que establecen exigencias para que se les brinde un respaldo económico por parte de las autoridades. Entre ellas, piden una asignación directa de recursos vía Corporación de Fomento (CORFO), para poder enfrentar gastos fijos durante la cuarentena, entre ellos gastos de agua y luz.

Además, piden un «Plan de pago flexible», que no considere ni multas ni intereses, para cotizaciones retrasadas producto de la inactividad comercial. Además, exigen un congelamiento de pagos de Créditos Bancarios con Aval del Estado durante el tiempo que se extienda la cuarentena y el cierre forzoso de los locales.

Te puede interesar: Aprobación de presidente Piñera llega a 21% según Cadem