Tal vez esta es otra triste postal que muestra los efectos del Cambio Climático. ¿De qué se trata? De la aparición de un hambriento y débil oso polar en Norilsk, una de las ciudades más contaminadas de Rusia.

¿Pero cómo llegó hasta allá? Según una publicación hecha en The Siberian Times, el Oso Polar pudo haber cruzado la península de Taymyr, ubicada a unos 1500 kilómetros de la ciudad industrial.

La fotógrafa Irina Yarinskaya, del diario Zapolyarnaya Pravda fue la encargada de tomar varias de las imágenes del oso polar. Pero además, comentó que está seriamente hambriento, que es incapaz de caminar y con suerte es capaz de mantener sus ojos abiertos.

                                                                                                        Fuente: The Siberian Times

Te puede interesar: ¡Increíble! El uso de smartphones estaría creando nuevo hueso el cráneo

El domingo fue el día en que vieron por primera vez a este oso polar que según Yarinskaya, después de descansar un rato bastante largo cruzó hacia la zona industrial.

Otro que entregó más detalles sobre esta aparición fue Alexandre Korobkin, responsable local de los servicios de medio ambiente:

«Todavía se desplaza en los alrededores de una fábrica, bajo el control de la policía y los servicios de urgencia, que garantizan su seguridad y la de los habitantes».

Fuente: The Siberian Times

¿Qué va a pasar entonces con el oso polar?

Esta previsto que mañana miércoles, un equipo de especialistas llegue a Norilsk para inspeccionar al oso y decidir sobre su futuro. «Hay dos opciones: reubicarlo en la costa o, quizás, algún zoológico se lo lleve», dijo a The Siberian Times Anatoly Nikolaychyuk, jefe del departamento de control de caza de Taymyr, quien calificó el caso como «único y raro».

En Rusia, está prohibida la caza de osos polares y además están reconocidos como una especie en peligro de extinción. Sus incursiones en zonas pobladas en búsqueda de comida son cada vez más frecuentes, a medida que su hábitat y su alimentación se deterioran como consecuencia del cambio climático y del deshielo.