Habían pasado ya dos años de la separación de la banda argentina Soda Stereo, cuando Gustavo Cerati irrumpió en solitario con el disco «Bocanada» en 1999. Ya había incursionado solo en 1993 con «Amor Amarillo», sin embargo esta producción marco su carrera como solista.

solitario

«Puente», «Paseo Inmoral», «Alma», fueron parte de este trabajo musical. «Bocanada» fue grabado en Casa Submarina y en los famosos estudios Abbey Road de Londres; y contó con la participación de Leo García, en coros y voz; Fernando Nalé, en bajo; Flavio Etcheto, en teclados; y Martín Carrizo, en batería. También acompañaron Tweety González, en teclados en «Beautiful»; y Alejandro Terán, con sus arreglos en «Verbo carne». El propio Terán iba a dirigir en 2001 el recordado 11 Episodios Sinfónicos.

Te puede interesar: «La vida es una ópera»: Así lleva por nombre el documental sobre la vida de Luciano Pavarotti

«Se separa bastante de lo que hice hasta el momento», dijo en ese tiempo el artista argentino. «Tiene un aire de bolero crooner de los años ’50 con música sinfónica de los ’70 más una batería medio brutal y un DJ. Es el foco puesto en el humo entre dos personas que no tienen nada para decirse. Una still-picture. No sé si es el disco en el que mejor canté pero sí en donde más interpreté». Los tres primeros temas forman un disco dentro del disco».

«Bocanada» salió al mercado con 15 temas y un tono electrónico con elementos de rock alternativo y tramos experimentales. La canción «Verbo carne«, que contó con la participación de la London Session Orchestra -dirigida por Gavin Wright- es, sin dudas, uno de los puntos más altos del disco. A esa pieza se le suman otras  como «Puente«.

Caratula de Bocanada

Respecto de la caratula y material fotográfico del disco, estuvo a cargo Gaby Herbstein. La imagen de portada del álbum es una de las más recordadas del argentino, en donde la fotógrafa logra capturar el perfil a contra luz del intérprete de «Zoom». En una entrevista para Infobae, la artista habló de lo importante que fue para ella, trabajar con Cerati:

-¿Qué es lo primero que te viene a la mente cuando recordás tu trabajo en Bocanada?

-Humo, humo inmediatamente. Mucho humo (risas) y una felicidad inmensa. Esa luz azul en mi estudio anterior, en Palermo… Se me vienen nervios también. Y siempre muy agradecida de haber tenido la posibilidad de fotografiar a Gustavo. La verdad que fue un gran honor. Muchas veces tuve esa oportunidad y, para mí, es uno de los regalos de mi profesión.

Para recordar el puntapié inicial de la carrera en solitario de Gustavo Cerati, te dejamos con «Puente»: