En este momento, Red Hot Chili Peppers está en un gira mundial que los llevará a tocar a las Pirámides de Giza e incluso, de nuevo por Sudamérica. Su actual parada es Australia, donde han vuelto después de 12 años. Sin embargo, su último concierto tuvo algunos problemas y Flea terminó siendo el héroe.

Esto porque cuando los Red Hot Chili Peppers estaban tocando su éxito Can’t Stop hubo un corte de energía en los equipos de sonido de la banda. Así que con un escenario en silencio, el público comenzó a incomodarse, teniendo que aparecer el local Flea sin su bajo y de cabeza.

El bajista se puso a caminar con sus manos mientras intentaron solucionar la falla técnica, divirtiendo a todos hasta que todo volvió a funcionar. Un momento que los asistentes gozaron y que además grabaron y subieron a redes sociales.

Te podría interesar: Toy Story 4 presenta nuevo adelanto con escena de rescate