Después de cuatro años, finalmente está de regreso. Florence + The Machine estrenó su quinto álbum de estudio, Dance Fever, uno de los discos más esperados del año y que promete ser de los más importante en su carrera.

Y es que siempre es un día especial cuando una artista como Florence Welch regresa con nueva música. Sin embargo,Dance Fever parece ser un punto cúlmine en su carrera, con canciones que emocionarán a sus más grandes fanáticos.

Florence + The Machine regresa con Dance Fever

Desde que se anunció el estreno de Dance Fever que sabíamos que sería algo especial en la discografía de Florence + The Machine. Lo que no sabíamos era todo el viaje emocional por el que nos haría pasar en estas catorce grandes canciones.

Como las más grandes artistas, Florence Welch logra hacer un disco increíblemente personal pero que también refleja las preocupaciones de todo un mundo. Escrito en pandemia, la artista reflexiona sobre su vida actual, los demonios del pasado y aquellos que siguen presente con ella.

Gran parte de Dance Fever lidia sobre la compleja relación de la artista con la fama y cómo vivirla de forma paralela a las otras áreas. Sus miedos sobre la maternidad, la ansiedad social y su lucha para mantenerse sobria son parte de este himno confesionario.

Pocos artistas pueden combinar la vulnerabilidad con la fuerza de tal manera como lo hace Florence + The Machine en Dance Fever. Todo esto, acompañado de una paleta sonora que nos recuerda a sus mejores momentos y los lleva un paso más allá. 

Bailando ante lo incierto

«No soy una madre. No soy una esposa. Soy un rey», nos dice Florence Welch en la canción de entrada de Dance Fever, King. Un potente himno de art rock que es la perfecta carta de entrada a un disco que oscila entre la euforia y la introspección.

Y es que aunque sus letras son bastante emotivas y personales, es probable que sus ritmos te tengan bailando. Tal es el caso de Freeuna canción sobre la ansiedad que golpea de repente en los mejores momentos. «¿Es así como siempre ha sido? Existiendo en la cara del sufrimiento y la muerte y aún así cantar», nos dice sobre su compleja relación con su arte.

Las clásicas percusiones que nos hicieron enamorarnos de Florence + The Machine están de regreso en Dance Fever, que muchas veces nos recuerda a los mejores momentos de Lungs. Y es que este disco es una mirada retrospectiva a su debut y cómo han cambiado las cosas desde entonces.

Sin embargo, existe algo inquietante en la música de este disco. Y es que el terror es gran parte de la inspiración de este material, teniendo como referencias a películas como Midsommar, The Witch The Wicker Man. 

Gran parte de los sonidos y energía de Dance Fever están inspirado en la fascinación de Florence Welch con la Coreomanía. Se trata de un fenómeno social en Europa, donde las personas comenzaron por alguna razón a bailar de forma irregular. 

Es la forma en la que Florence + The Machine enfrenta la locura de nuestro presente. Bailando ante lo incierto de nuestro mundo, donde existen más dudas que preguntas. Sin embargo, la música siempre está ahí para ayudar. 

Escucha el disco: