Noticias

Aretha Franklin: los orígenes de la Reina del Soul

Hoy está de cumpleaños Aretha Franklin la reina de la música estilo soul y una precursora de la lucha contra el racismo.

Aretha Franklin
Getty Images

Podemos considerar que es de conocimiento público que Aretha Franklin es la reina del soul. En 1960 se le dio el título que todavía nadie ha podido tomar como propio. Con canciones como "Respect" y "Say A Little Prayer" se ganó el amor de todos quienes la escuchaban. La cantante oriunda de Estados Unidos, no solamente era conocida por ser la reina del soul, tampoco solo por su amplio registro vocal ni por su emocionante voz, sino que también fue precursora del movimiento feminista, un ícono del empoderamiento femenino y de los derechos de los afroamericanos en Estados Unidos.

Pero tener un gran poder, conlleva una gran responsabilidad. En el caso de Aretha tenía dos: su voz y sus banderas de lucha. Su infancia, y su vida en general, no fue nada de fácil. Fue víctima del machismo en la industria de la música y de una ausente figura maternal. Aún así, ella lo intentó esconder hasta el último de sus días.

¿Su escudo ante la guerra? El canto. Dejando de lado las pruebas que la vida le puso, Aretha Franklin, salió adelante y es una de las músicas más reconocidas alrededor del mundo.

Los inicios de Aretha Franklin

Su nombre completo es Aretha Louise Franklin. Nació en Memphis, Tennessee, un 25 de marzo de 1942. Es hija de  Barbara Siggers y Clarence LeVaughn Franklin. Con solo 16 años, su padre se convirtió en un reconocido predicador de la iglesia bautista, y su madre destacó por su registro vocal como cantante de gospel. Esta es la razón principal por la que desde pequeña se convirtió en una amante de la música.

Franklin junto sus hermanos Ema, Cecil y Carolyn, decidieron trasladarse a Detroit en 1944. Ahí Clarence Franklin ejerció como principal predicador de la Nueva Iglesia Bautista Bethel. Su padre fue reconocido más tarde como "la voz del millón de dólares” y un cercano confidente del líder Martin Luther King.

Debido a diversas razones, los padres de Aretha Franklin se separaron en 1948. Un padre con títulos notables y otros no tanto; maltratador, infiel e hipócrita. Barba Siggers fue quien se marchó de la casa, no el padre. Aún una niña, la reina del soul continuó viendo a su madre durante cada verano, hasta que un 7 de marzo de 1952, Barbara Siggers falleció a causa de un infarto.

Pero esta tragedia fue solamente un hito del que Aretha Franklin se agarró para hacer su música aún más profunda. “Cuando Aretha se sentaba, incluso con siete años, empezaba a tocar acordes, grandes acordes (…). Todo lo que podía hacer era verla como una niña maravillosa”, señaló en el libro biográfico de la cantante escrito por David Ritz, el cantante Smokey Robinson, quien frecuentaba la casa de los Franklin.

Aretha Franklin
Aretha Franklin - Getty

Sus primeras presentaciones

Clarence Franklin decidió llevar a la pequeña reina del soul durante sus presentaciones alrededor de Estados Unidos. Sin embargo, su primera actuación ante una multitud, no le resultó nada fácil.

Los días previos a su primera aparición en 1952 en la Iglesia Bautista de Bethel, Aretha Franklin pasó varios días encerrada en su habitación en silencio, tanto que su hermana, Erma Franklin, dudó si ella sería capaz de interpretar las canciones que tenía preparadas. Sin embargo, dada la edad de la artista, quien además nunca comentó lo que realmente pasaba, la presentación no dependía de ella.

Durante el gran día, Aretha Franklin se sentó en la banqueta del piano, frente a la intimidante mirada de dos mil personas y llevó a cabo su primer espectáculo. Su voz desbordó la iglesia y todos los asistentes quedaron gratamente sorprendidos.

“Convirtió su dolor en una belleza intensa”, afirmó Erma Franklin sobre la voz de su hermana.

En plena adolescencia y siendo madre de dos hijos que tuvo a muy temprana edad (14 y 15), Franklin no detuvo jamás las presentaciones en las distintas iglesias bautistas de Estados Unidos. Siempre bajo las alas de su padre, la cantante fue ganando cada vez más reconocimiento y llegó a su primera grabación de estudio en 1956. En el sello JVB/Battle Records, Aretha Franklin plasmo toda la energía del gospel en distintas interpretaciones. El disco más tarde sería reeditado bajo el nombre de The gospel soul of Aretha Franklin (2016).

Aquello abrió paso a lo que sería el primer disco que la cantante interpretaría en el futuro. Aretha (1961) fue un hito en su carrera y rápidamente su fama se expandió más allá de la religión. Así en 1962 el sello discográfico de Columbia le puso el ojo encima, que por entonces se encontraba bajo la dirección de John Hammond, uno de los cazatalentos más importantes del siglo XX.

Así, durante su etapa en Columbia, la cantante lanzaría diez álbumes que no solo abarcarían el soul, sino también realizaría discos más cercanos al r&b y el jazz. Pese a que ella en un comienzo no se sentía demasiado cómoda con estos ritmos, ya que siempre quiso ser una artista de soul, algunos discos como Unforgettable: a tribute to Dinah Washington (1964) demuestran que ya en sus primeras grabaciones tenían gran versatilidad.

Los clásicos de Aretha Franklin

Respect sería estrenada en 1967, en un momento en que las protestas contra la desigualdad racial se extendían por todo Estados Unidos, transformándose rápidamente en un himno que personificó a la esperanza de todos los afroamericanos. Aunque si bien, como ha declarado la propia cantante, la canción no fue creada a raíz de una necesidad política, años después indicó que todo lo que la canción transmitió era precisamente lo que buscaba.

“Era lo que los tiempos necesitaban”, dijo en una entrevista con la revista Elle. Es más, durante febrero de ese mismo año, Martin Luther King le otorgó a Aretha Franklin un premio por su liderazgo gracias al éxito alcanzando por Respect, tras lo que ambos emprendieron una gira juntos.

Siendo ya una reina dentro de la industria musical, Aretha Franklin lanzó y trabajó en diferentes discos de manera incansable durante toda la década de los 60, y sus conciertos, que la llevaron a girar una y otra vez por todo Estados Unidos, eran los favoritos del público. Su sueño de reinar el mundo del soul se cumplió, y con honores.

La revista Rolling Stone la consideraría como la 9° Mejor artista de todos los tiempos. A su vez, durante toda su carrera, ganó 18 premios Grammy, siendo una de las cantantes femeninas que más estatuillas posee hasta hoy. El 16 de agosto de 2018 una gran noticia conmocionó al mundo, la música  y la sociedad estadounidense. Aquel día, Aretha Louise Franklin, la legendaria reina del soul falleció a los 76 años. Fue en su residencia en Michigan producto de un cáncer de páncreas con el que llevaba batallando desde hace algunos años.

Luego de su muerte, su legado fue innegable. La lucha por los derechos humanos, su aporte al género del soul, su carisma y perseverancia a pesar de los golpes que la vida le dio.