No cabe duda que a Bob Dylan se le reconoce como uno de los mejores artistas en cuanto a composición que el mundo haya conocido. El ícono de la explosión folk de la década de 1960, con los años se convirtió en una de las figuras más grandes del rock, y la verdad es que su gran capacidad como letrista se explica por razones que él mismo explicó en varios momentos de su carrera.

La composición musical de Bob Dylan

Con el surgimiento de su carrera en plena generación de artistas contraculturales, y su pasión por la literatura, nace la figura de Bob Dylan, quien ha dicho que escribir canciones es relativamente fácil.

«En lo que respecta a la composición de canciones, cualquier idiota podría hacerlo. Todos escriben una canción como si todos tuvieran una gran novela dentro suyo», dijo en entrevistas que reporta Far Out Magazine.

Asimismo, explica que no se trata del deseo de escribir una canción, sino de una «necesidad» de escribir canciones, lo cual convierten a uno en un gran compositor. «A menos que alguien venga con un corazón puro y tenga algo que decir. Esa es una historia diferente”.

En entrevista con la BBC, también reveló lo siguiente. “Cuando comencé a escribir mis propias canciones, la jerga popular era el único vocabulario que yo conocía y usaba. Pero eso es otra cosa también. Tenía principios y sensibilidades y una visión informada del mundo. Y yo había tenido eso por un tiempo. Lo aprendí todo en la escuela primaria”.

La literatura

La literatura también es un sinónimo del mismo artista, la cual ha reforzado su propia composición a lo largo de los años. En 2016 lo reconocieron por su contribución a la palabra escrita, recibiendo el Premio Nobel de Literatura.

Acerca de los libros que formaron su vocabulario y creatividad, nombró algunos como «Don Quijote , Ivanhoe, Robinson Crusoe, Los viajes de Gulliver, e Historia de dos ciudades«.

Asimismo, añadió: “La lectura típica de la escuela primaria te dio una forma de ver la vida, una comprensión de la naturaleza humana y un estándar para medir las cosas. Todo eso me lo llevé cuando empecé a componer letras. Los temas de esos libros se abrieron paso en muchas de mis canciones, ya sea a sabiendas o sin querer. Quería escribir canciones diferentes a todo lo que nadie había oído antes, y estos temas fueron fundamentales”.