La primera película original de Netflix en árabe, “Ashab wala Aaz”, ha causado una gran polémica en Medio Oriente. El filme es una adaptación de la cinta italiana Perfectos Extraños que aborda temas tabú como la homosexualidad y el sexo fuera del matrimonio. Esto le ha costado duras críticas a los actores, incluida la egipcia Mona Zaki.

Desde su estreno en la plataforma de streaming el pasado 20 de enero, la película se ha posicionado como la más vista en casi todos los países de la región, pero ha sido objeto de encendidas críticas e incluso ha contado con intervenciones de políticos en Egipto.

El diputado Mustafa Bakri ha solicitado al presidente del Parlamento egipcio que el Ministerio de Cultura informe sobre qué tipo de medidas ha tomado ante “este tipo de películas” consideradas una mala influencia.

Sobre la película

Bakri, al igual que otros políticos, sostienen que la película va en contra de los valores de la sociedad egipcia. Por otra parte, el Sindicato de Actores egipcio afirmó en un comunicado que “no se quedará en silencio frente a cualquier ataque verbal o intento de asustar a cualquier artista egipcio o menospreciarlo como resultado de una obra de arte a la que contribuyó”. Agregaron que  apoyará a la actriz Mona Zaki en el caso de que “alguien intente tomar cualquier medida de cualquier tipo contra la artista”.

El Sindicato hizo hincapié en que “protege los valores de la sociedad egipcia”. Además, enfatizó que “el papel de los actores es abordar temas incómodos para algunos y hacer sonar la alarma sobre muchos fenómenos en nuestra sociedad y que deben ser abordados por artistas y creadores egipcios en sus obras”.

Getty
Getty

A pesar de los dichos y los malos ratos, hasta el momento, Netflix no se ha pronunciado.

Ashab wala Aazes del director libanés Wissam Smayra. Es protagonizada por la reconocida directora y actriz libanesa, Nadine Labaki, y la estrella egipcia Mona Zaki, entre otros, cuenta la historia de un grupo de amigos en el Líbano. En una reunión deciden poner sus teléfonos móviles sobre la mesa para que todos puedan leer en voz alta los mensajes y escuchar las llamadas. Ha sido adaptada en España y Estados Unidos desde su obra original en Italia.