Noticias

¿Qué se debe hacer? La sequía y su impacto en los incendios forestales

Como ocurre en cada año, el verano queda marcado por nuevos incendios forestales debido, en parte, a la sequía actual que existe.

sequía incendios
Agencia Uno

Finalmente llegó el verano y con ello la temporada favorita de muchos. Sin embargo, ya desde hace unos años que esta también es motivo de preocupación. ¿La razón? La cantidad de incendios forestales que se reportan durante los meses con mayores temperaturas.

Y es que ya se ha hecho costumbre que, una vez que llega el calor en Chile, se comienzan a registrar múltiples siniestros a lo largo del país. Esto es lo que conversamos en la reciente emisión de Un País Generoso, donde discutimos sobre la estrecha relación entre la sequía actual y la producción de estos mega incendios. 

La sequía y las causantes de los incendios forestales

"No exageran cuando dicen que es una situación muy grave", comenta el abogado y director ejecutivo de Fima Chile, Ezio Costa. Y es que para el experto en medio ambiente, esta situación "excepcional" al mirar al pasado, será estructural en los próximos años, si es que no se corrige.

"La situación es difícil y los cambios no son sencillos. Hay que adaptarse a una condición de menos agua", adelanta el ambientalista sobre la sequía que se enfrenta actualmente y sobre los incendios forestales que son producto de esta.

Tal como explica Costa, la sequía actual tiene dos grandes factores. El primero, en menor grado, responde a un factor cíclico, donde hay temporadas con menores lluvias y el ecosistema busca adaptarse. Sin embargo, el grado mayor responde al cambio climático, que no solo provoca escasez de lluvia, sino que daña todos los ecosistemas que son parte del ciclo del agua.

La lluvia depende de los caudales de los ríos, que a la vez dependen de glaciares cuidados y protección de los bosques nativos. "Si uno protege un bosque nativo, aumenta un 20% la cantidad de precipitaciones en el lugar", comenta Costa, a la vez que se denuncia la tala masiva de los arboles.

Esta sequía a causa de las pocas precipitaciones es lo que, en parte, permite la propagación de los incendios forestales que se reportan durante los meses de verano. Por esto, estos dos fenómenos no pueden estudiarse por separado.

¿Qué se puede hacer?

"El no hacer nada en el mundo, es realmente catastrófico", adelanta Costa sobre las acciones que deben tomarse a nivel global, no solo nacional, para detener la sequía y los incendios. Así, llama a hacer cambios estructurales que tengan un efecto activo en la lucha contra el cambio climático.

Y es que si bien las acciones individuales aportan, Costa señala que son los Gobiernos los que deben tomar medidas profundas. Por esto, llama al reciente electo Gabriel Boric a que su Gobierno se encargue de gestionar y regularizar la explotación del agua y los bosques por parte de empresas, antes de que el cambio sea demasiado profundo.