Cada 16 de octubre se celebra internacionalmente el Día del Pan, con el propósito de compartir recetas y festejar la importancia cultural que tiene. Para poder disfrutarlo completamente, quisimos compartirte una receta facilísima de pan amasado, el favorito e infaltable en las mesas chilenas.

Estadísticas de carbohidratos

Según la Radiografía de la Alimentación, del programa Elige Vivir Sano, mensualmente las casas chilenas compran 17,5 kilos de pan. En una familia de cuatro personas, eso equivale a considerar 4 kilos y medio por persona.

Y de acuerdo a Federación Chilena de Industriales Panaderos (Fechipan), el promedio del consumo de pan es entre 88 y 90 kilos por persona. Esto es más que la cifra anterior porque considera el consumo del producto en otros lugares además de la casa. Por eso existe una leve diferencia entre una institución y otra, pero el mensaje es claro: Chile ama el pan.

De hecho, Juan Mendiburu, el presidente de la Asociación Gremial de Industriales del Pan de Santiago (Indupan), asegura que somos los primeros consumidores en Sudamérica. Y añade: «solo somos superados por Turquía y Alemania«.

Una receta fácil y rápida, pero profesional

La chef Natalia Mallea nos comparte esta receta para diez porciones.

Pancitos Amasados Natalia Mallea
Pancitos Amasados 

Ingredientes:

  • 400 gramos de harina fuerte.
  • 5 gramos de lavadura instantánea o dos cucharadita de té.
  • 12 gramos de mantequilla o dos cucharaditas de té.
  • 12 gramos de manteca vegetal o una cucharadita de té.
  • 5 gramos de azúcar granulada.
  • 8 gramos de sal.
  • 10 gramos de leche en polvo.
  • 200 cc de agua tibia que la temperatura sea agradable al tacto.

Instrucciones:

  1. Primero debes cernir la harina o pasar por un colador para disolver los grumos que pueda tener. Lo ideal es usar harina de fuerza o harinas con un contenido de proteínas mayor al 13%, esto ayuda al desarrollo del gluten. Así la masa queda más elástica y con mayor resistencia a la fermentación. Si no, puedes usar harina todo uso sin polvos de hornear.
  2. Añadir la levadura instantánea directamente junto con el azúcar, la sal y un poco de agua. Esto se llama método directo.
  3. Luego agregar la mantequilla, la manteca vegetal, la leche en polvo y el agua tibia. Estos son conocidos como los elementos enriquecedores de la masa.
  4. Una vez lograda una masa lisa y suave, esta se dejar reposar tapada con un pañito húmedo por 5 minutos para que la harina se hidrate y descanse del trabajo manual.
  5. Después se porciona y se hacen 10 bolitas con las manos. Hay que aplastarlas, pincharlas con un tenedor y dejarlas fermentar a temperatura ambiente con un paño húmedo encima por 30 minutos.
  6. Si quieres lograr un dorado más intenso puedes pintar la superficie de los pancitos con dora (huevo entero mezclado) antes de hornear.
  7. Finalmente, hornear a 180 grados por 15 minutos.