No queda duda de que el legendario artista es uno de los más grandes orgullos de la música Argentina. Sin embargo, eso no significa que este no tenga un gran impacto y conexión con nuestro país. Y es que a lo largo de su carrera, en especial durante los ochenta, Charly García dejó en claro su fuerte relación con Chile. 

Ya sea con el impacto de su música o sus acciones directas, el ídolo argentino ha conmovido en más de una ocasión a los fanáticos nacionales. Esto también incluye múltiples anécdotas de Charly García que lo relacionan a nuestro país, como la icónica vez en la que se encadenó a la embajada en plena época ochentera. 

La relación de Charly García con Chile

Para la década de los ochenta, la música de Charly García ya sonaba con fuerza en Chile y musicalizaba a la generación de jóvenes. Sin embargo, no fue hasta 1984 cuando el músico finalmente piso suelo nacional para promocionar uno de los materiales de la época: Clics Modernos. 

Desde ese momento, Charly comenzó a tener mayor relación con nuestro país y su cultura. Este se ganó un espacio en la televisión, donde presentaba sus canciones y conversaba en los programas, dejando más de un momento icónico. A pesar de esto, su popularidad en aumento no estuvo exenta de polémicas. 

Cabe recordar que durante esa época, Chile seguía en dictadura, con una generación de jóvenes que creció bajo el control militar y que encontraron en la música una forma de protesta. A diferencia de músicos nacionales más contestatarios, Charly sí tenía la plataforma en el país y pronto comenzó a utilizarla.

Pese a que sus canciones estaban llenas de metáforas, el mensaje era claro. Charly García se presentaba en Chile con canciones como Los sobrevivientes, Hipercandombe, Canción de Alicia en el país Rap del exilio, que reflejaban las dictaduras vividas en Argentina y en nuestro país.

“Cuando te lo pasan por televisión cortan muchas canciones y en la radio difunden ciertas canciones nomás. O sea, es una censura que no me afecta en lo personal, nadie me pega, pero digamos que… hay un movimiento de resistencia y hay una cosa oficial, entonces yo voy contratado por la cosa oficial, que de alguna manera también está con la resistencia», señalaba Charly en 1987.

Respecto a su paso por Chile, Charly García siempre destacaba que se trataba de algo especial. «Lo de Chile uno está tocando y siente que está haciendo fuerzas para algo, ¿no?», comentó el músico en la misma entrevista, tal como reporta CNN. De esta forma, su música comenzó a saltarse lo prohibido y sería parte de quienes musicalizarían el fin de la dictadura.

Charly García en la Embajada
Charly García en la Embajada

Y ante quienes dudan de las verdaderas intenciones de Charly García, esto quedó más que claro en 1988. Para ese año, el movimiento para derrocar a Pinochet era más fuerte que nunca y las calles exigían un plebiscito. Como respuesta, Charly se encadenó a la embajada chilena en Argentina junto a otros líderes para demandar el fin de la dictadura, en un momento que pasaría a la historia.