En la previa a las Fiestas Patrias, en Un País Generoso estuvimos conversando con Marcelo Beiger, más conocido Kiwi, sobre su programa Siempre hay un chileno. Como calentamiento para hablar las andanzas de los chilenos, repasamos las payas de Felipe Alessandri y los condenados titulares típicos de la fecha.

Patiperro pa’lla y pa’ca

Esta fue una entrevista a» Un chileno que habla con chilenos fuera de Chile». Marcelo Kiwi es el creador, director, productor ejecutivo y camarógrafo del programa de TV Siempre hay un chileno, una versión más familiar y menos nostálgica de Patiperros. Pero también tiene otros proyectos, como La ruta del libroque recorre los caminos de las y los autores del último tiempo, y Chile país de Reyes, enfocado a conocer a todos los emprendedores, artistas y comerciantes que de alguna manera ostentan título nobiliario.

Su programa Siempre hay un chileno lo ha llevado a 48 países, a conversar con más de 150 personas, y a generar 82 horas de contenido para el aire. Esto le ha permitido pasar por 23 festivales de cine, nada menor. Por eso mismo ha trabajado con Canal 13, 13C y el Consejo Nacional de Televisión. Eso sí, volvió a Chile para poder conversar cara a cara el canal. ¿Qué pasará ahí?

Marcelo Kiwi 2

Prototipo atípico

Marcelo está haciendo cuarentena en este momento, llegó desde Barcelona y debe estar siete días aislado. «Es lo más emocionante que me ha pasado hoy día», contó entre risas. llevamos cuatro temporadas al aire, soy un viajero empedernido, yo hacía proyectos en chile y con lo que ganaba me iba de viaje hasta que junté las dos ideas.

La pregunta infaltable es ¿cuál es el perfil del chileno que se va? Ante esto, Kiwi no tiene una respuesta definida, ya que considera que «una de las gracias del programa es que es súper abierto. He entrevistado a un señor de 80 que le costaba subirse al auto hasta una niña de 16 que acompañaba a la mamá que se fue a Tailandia. También a gente que se fue a hacer un máster hasta gente que se fue a armar un circo, o gente que se fue a una misión de paz».

Lo que sí, es que de todos los motivos por los que abandonan la patria, el amor es el principal. «El chileno deja todo por el amor», e insiste, «Hay de todo pero el chileno se adapta súper bien y es super querido«. Se les destaca el sentido del humor, lo trabajadores que son, y el gusto por la comida. Pero «de tanto grabar chilenos terminé transformándome en los chilenos que iba a grabar». 

El hoy, encerrado

Hace cinco días Kiwi llegó desde Barcelona, lugar donde vive de forma fija. Está encerrado, solo, y en la llamada se escucha a lo lejos el ladrido de esos perros chicos que siempre se pierden. «No me han venido a ver del Minsal, llevo cinco días, el primer día sonó el timbre y yo emocionado fui, pero eran los de la basura que querían aguinaldo. Si ven a alguien del Minsal díganle que vengan«.

Pero en medio de esa soledad, ahora acompañado de Werne e Iván, cuenta la historia de Juan Carlos, un chileno que vive en París y se gana la vida disfrazándose de Condorito. Para cerrar, cuando le preguntaron cuál era la cifra de personas que quieren regresarse, Kiwi entregó la estadística y la interpretación. Pero para conocer ese resultado tienes que escuchar el episodio en nuestra web. Disfruten las Fiestas, ratitas.