En los últimos años, la música en vinilo ha vivido un gran auge, lo cual se ha reflejado en grandes ventas, al menos en Estados Unidos. Si bien pudo parecer una moda pasajera, la verdad es que han llegado para quedarse. Sin embargo, a pesar de lo bello de sus grandes portadas, debemos decirte que los componentes de estos discos de variados colores contaminan el medioambiente.

¿De qué están hecho los vinilos?

Según Wikiversus, la mayor parte de los discos de vinilo se siguen fabricando a partir de técnicas anticuadas de la década de 1970. Esto ya que se utilizan prensas de vapor que son poco eficientes en energía y utilización de material.

En un principio, los vinilos se fabricaban con gama-laca, una resina natural que luego se sustituyó por el cloruro de polivinilo (PVC o vinilo). Si bien este es resistente y económico, es tóxico para el medioambiente.

Esta decisión se tomó debido a que los discos de vinilo son menos frágiles y propensos que los de goma-laca. Sin embargo, tardan siglos en descomponerse. Y si se desechan en vertederos tradicionales, algunos de sus componentes peligrosos se arrastran por las lluvias y se filtran hacia el suelo.

Y en cuanto a los discos modernos, estos son todavía peores. Esto ya que cuentan con aditivos tóxicos como metales pesados, tintes y productos químicos anticorrosivos que evitan la oxidación. Incluso, hay compañías que utilizan plomo como estabilizador durante el proceso de prensado de los discos.

La solución de algunas compañías

Si bien es difícil reciclar vinilos debido a la variedad con la que cuentan sus componentes, y de acuerdo a cada empresa fabricante (agotando puntos limpios donde depositarlos), existen otras compañías que tienen una mayor conciencia con el medioambiente.

Green Vinyl Records es un consorcio holandés que produce discos mediante un sistema de moldeo por inyección, consiguiendo una mayor capacidad de producción y un ahorro energético entre un 60-70% en comparación al prensado. Asimismo, se generan menos residuos y los discos son reciclables, aunque el proceso es más caro.

Por otro lado, empresas como Microforum o Duplication, quienes han experimentado con materiales alternativos para disminuir o mejorar el uso de PVC para evitar un grave impacto en el medioambiente.

Sin embargo, hasta hoy muchas compañías siguen utilizando los componentes clásicos del vinilo, los cuales parecen ser difíciles de reemplazar por un heredero verde en un futuro cercano.