Recientemente, The Wall Street Journal publicó un estudio interno de Facebook en el que queda claro que saben que Instagram es una red social tóxica, especialmente para las niñas y adolescentes.

Este estudio de Facebook, que WSJ extrajo, reveló que la red social lleva al menos tres años rastreando los efectos de su contenido en la salud mental de usuarios jóvenes, pero que ha hecho poco para protegerlos. Así, reveló que existe un programa, conocido como “cross check” o “XCheck”, que protege a celebridades, políticos e influencers que suben contenido que debiese ser baneado

Por ejemplo, entre los sujetos de estudio, un 13% de los usuarios británicos y un 6% de los estadounidenses que tuvieron ideación suicida revisaron contenido alusivo en Instagram. También, entre quienes se sentían incómodos con su cuerpo, un 32% de las niñas y un 14% de los niños dijo que se habían sentido peor por lo que veían en esta aplicación.

Salud y adolescencia

En este contexto, en el programa Mañana será otro día de la Radio Concierto, conversaron con Soledad Garcés, directora de la Fundación para la Convivencia Digital. Ella explicó que «todas las redes sociales son un riesgo en la adolescencia. Te están mostrando un mundo a tu medida, que te muestra solo lo que tú quieres ver». Esto último tiene directa relación con los algoritmos que usan las redes sociales para desplegar contenido igual o similar a las preferencias de uno.

redes sociales
redes sociales

Sobre esto, ella profundizó que «a esta edad se está creando la personalidad. Las redes sociales tienen muchas cosas buenas, pero también nos presionan y gatillan efectos como ansiedad»Es decir, los jóvenes consumen a través de Instagram un ideal de vida irreal, ya que todo lo que se sube ahí está seleccionado y editado.

Cómo apoyar a los jóvenes

Par orientar a padres y tutores, Soledad Garcés hizo hincapié en que ellos «estén cerca, reforzando la autoestima, dando el like desde la casa, para que los niños no tengan que buscar el reconocimiento afuera». Es decir, deben entregarle seguridad y certezas para que tengan confianza desde su núcleo familiar y no desde los imposibles estándares de internet.

Por eso mismo debemos «buscar talentos en nuestros hijos y potenciarlos. Tenemos que dejar de hacer que la infancia sea invisibilizada. Los niños son el futuro, hay que pensar cómo van a ser mañana». En resumen, Instagram es tóxico porque muestra una imagen distorsionada de la realidad, que inseguriza a los jóvenes y que les genera ansiedad para validarse dentro de la red social. Puedes escuchar la entrevista completa desde acá.