Este 2021 se cumplirán 30 años de Nevermind, el icónico segundo álbum de Nirvana. Y es que, aunque no seas fanático de la banda, es casi imposible que no hayas visto su legendaria portada. Sin embargo, es precisamente esta foto lo que ahora le causa problemas a los ex miembros. 

Spencer Elden, el hombre que fue el protagonista de esta portada, está demandando al grupo. Según este, el uso de su imagen en la portada de Nevermind le causó daños permanentes y responsabiliza personalmente a Nirvana.  

¿Qué pasó con Nirvana?

Dave Grohl, Krist Novoselic y los representantes de la herencia de Kurt Cobain recibieron una demanda por parte de Spencer Elden. Quien se conociera mundialmente como el bebé de la portada de Nevermind, presentó serias acusaciones contra la banda.

En documentos legales obtenidos por Pitchfork, Elden acusa que Nirvana «violó» leyes en torno a la «pornografía infantil». Esto, debido a que en la portada de Nevermind, aparece desnudo en una piscina, de las fotos más icónicas de Nirvana.  

La demanda tilda a Nirvana de haber «comerciado explotación sexual infantil de él cuando era solo un niño». Además, asegura que le causó «daños de por vida» al exponerlo. Junto con esto, acusa que el grupo mintió al señalar que cubrirían los genitales en la foto original con un sticker. 

Spencer Elden busca al menos $150 mil dólares por parte de cada uno de los acusados, incluyendo el fotógrafo, editor y la casa discográfica. Esto, por daños a su imagen y por «no recibir compensación económica» tras el éxito comercial del disco.  

Spencer Elden recreando la portada de Nevermind
Spencer Elden recreando la portada de Nevermind

Cabe señalar que Elden anteriromente se mostró positivo ante Nirvana y la portada de Nevermind. De hecho, en más de una oportunidad recreó la portada, como en aniversarios especiales del disco. Sin embargo, en 2016 confesó que ya había pensado demandar al grupo.