Al parecer la acusación de James Franco por abuso sexual habría llegado a su fin. Esto, debido a que las personas que lo acusaron llegaron a un acuerdo con el actor recientemente.

Recordemos que Franco había sido culpado por unos estudiantes de actuación de la escuela Studio 4 que propició actos sexuales gratuitas y además, de explotación. 

La noticia fue dada por Page Six, en donde se afirmó que en el informe de este caso tenía una acta con fecha en el 11 de febrero que confirmaba que las dos partes, Franco y los ex alumnos de la escuela, habían llegado a un acuerdo.

¿Qué fue exactamente lo que realizó James Franco? 

El actor James Franco trabajaba como profesor en una escuela llamada Studio 4, que abrió sus puertas en 2014 y las cerró en 2017. Dentro de las clases que impartía estaba contemplada una que era exclusivamente de escenas de sexo, y fue en estas en las que al actor se le acusó de abuso sexual

james franco

Fueron específicamente Sarah Tither-Kaplan y Toni Gaal las actrices que presentaron esta acusación hace dos años atrás, durante el año 2019. En la demanda se afirmó que el actor cometió prácticas indebidas en pleno set de grabación:

“Buscó crear una línea de mujeres jóvenes que fueron sometidas a su explotación sexual personal y profesional en nombre de la educación».

Por esta razón es que se cree que James Franco no fue profesional en cuanto a las obligaciones que tenía como profesor. Se dice que obligó a sus estudiantes a realizar estas escenas de sexo de una manera totalmente explicita, lo que claramente fue incómodo y desagradable para quienes se encontraban ahí.

¿Qué había pasado en tribunales? 

La demanda se llevó a cabo en el Tribunal Superior de Los Ángeles, en donde este caso estuvo dando vueltas por varios meses. Sin embargo, ambas partes habrían estado en contacto vía mail y finalmente ahora, se llegó a un acuerdo. Con  respecto a esto, no significa que Franco quede totalmente absuelto de estas acusaciones, ya que la demanda puede presentarse nuevamente.

Esta demanda incluye a otras personas de la productora en la que trabajaba James Franco, nombres como Rabbit Bandini, y sus socios, incluidos Vince Jolivette y Jay Davis, también se veían en el informe.

Con respecto a las acusaciones, el abogado de Franco afirmó que estas no eran verdad:

«Falsas e incendiarias, legalmente infundadas y presentadas como una acción de clase con el objetivo obvio de obtener la mayor cantidad de publicidad posible para llamar la atención». 

Las primeras acusaciones al actor vieron luz en 2018, justo cuando el movimiento #MeeToo tomaba forma y se hacía cada vez más potente.