El actor James Franco cae nu en el ojo del huracán tras haber sido demandando por dos mujeres que se atrevieron a acusarlo a él y a su compañía de explotación sexual.

Según informaron medios como The Times y NBC News, la demanda presentada este jueves en el Tribunal Superior del Condado de Los Ángeles, fue hecha por Sarah Tither-Kaplan y Toni Gaal, dos ex estudiantes de  la escuela de actuación que fundó el actor, que alegaron que tanto Franco como sus socios «participaron en un comportamiento generalizado inapropiado y sexualmente cargado hacia las alumnas”.

Te puede interesar: Robert De Niro recibe demanda por discriminación de género y fomentar ambiente de trabajo abusivo para las mujeres

En el documento se explica que las jóvenes llegaban a la academia Studio 4-que estuvo en funcionamiento desde el 2014 hasta el 2017- con la ilusión de ser actrices. Sin embargo, las demandantes expresaron que eran envueltas en promesas de fama y grandeza que al final solo eran un pretexto para poder aprovecharse de ellas, ya que Franco y sus colegas utilizaban a las alumnas para obtener beneficios sexuales.

De hecho, la demanda explicita que, durante las clases y audiciones, «a menudo las mujeres jóvenes e inexpertas (…) eran presionadas rutinariamente para participar en actos sexuales simulados que iban mucho más allá de los estándares de la industria».

Lo que dicen las ex alumnas que acusan a Franco

Gaal, una de las ex estudiantes, afirmó que no se le permitió unirse a la clase de escenas de sexo, tras expresar su inquietud después de la audición. Por su parte, Tither-Kaplan afirmó que su participación en éstas la llevó a un papel en una de las películas de Franco; así, fue elegida para protagonizar una escena de orgía en la que Franco supuestamente quitó los protectores de plástico que se habían colocado sobre las vaginas de las mujeres mientras simulaba sexo oral. La película en cuestión aún no ha sido estrenada.

Te puede interesar: 5 cosas que no sabías de Bryan Adams

Cabe destacar que no es la primera vez que Franco se ve envuelto en este tipo de situaciones; en 2018 el ganador del Oscar fue acusado de tener una conducta sexual inapropiada con cinco mujeres, incluida la actual demandante Tither-Kaplan. En ese momento, el protagonista del film «127 horas» rechazó las acusaciones.

En relación a la demanda actual, su abogado, Michael Plonsker sostuvo que “no es la primera vez que se hacen estas afirmaciones y ya han sido desmentidas”. Además, el representante judicial del actor dijo que éste «se defendería completamente» y  que «buscaría daños y perjuicios de los demandantes y sus abogados por presentar esta demanda de publicidad escandalosa».